Innovación

small-tiles Yvonne Sonsino | 08 ago 2019

La inteligencia artificial y la automatización están cambiando constantemente nuestro mundo, incluso la forma en que trabajamos. Tomemos como ejemplo el vuelo espacial de 1962 de la NASA. En aquel entonces, Katherine Johnson, la figura central en el libro y la película Talentos ocultos, hizo una famosa comprobación manual de las operaciones matemáticas de la computadora de la NASA para poner un vuelo espacial en órbita por primera vez. Sin embargo, en unos pocos años, esa confianza en la inteligencia humana ha cedido su lugar a calculadoras y computadoras. En nuestros días, la progresión de la automatización es casi aterradora a causa de la sofisticación cada vez mayor de la IA. El índice Forbes de IA muestra que el volumen de la inversión anual de capital de riesgo en la IA es seis veces mayor que en el año 2000.1 Estos pasos gigantescos en las capacidades de la IA pueden hacernos poner en duda nuestros supuestos acerca de cómo se realiza el trabajo, pero, en realidad, solo representan la continuidad del desarrollo. Comprender y aprovechar esto es fundamental, tanto para la economía global como, a nivel personal, en el modo en que todos nos ganamos la vida. Prepárese de manera creativa   Si bien los robots pueden reemplazar fácilmente los trabajos de rutina de nivel inferior, como las tareas que se llevan a cabo en fábricas, granjas y restaurantes de comida rápida, casi todos los días surgen nuevos indicadores que ilustran cómo, además, se están automatizando ocupaciones administrativas como finanzas, seguros, leyes y contabilidad. Si se puede replicar algo más que el trabajo físico y de rutina, y si la IA también puede simular la creatividad humana, la capacidad de vinculación y la inteligencia a una escala más rentable, ¿cómo es posible que el trabajador humano promedio pueda competir por un trabajo? Más allá de la dimensión de su empresa, los líderes organizacionales deberían plantearse seriamente la retención de los elementos humanos del trabajo, lo que incluye la inteligencia emocional, las habilidades de la gente, el criterio y el ingenio natural. Evaluar cómo retenemos esas facetas humanas importantes mientras aprovechamos las herramientas más eficaces que tenemos a nuestra disposición se ha vuelto necesario. Al prepararse para este inminente trastorno para la gente, que probablemente alcance su punto máximo durante los próximos 15 años, las organizaciones deben comprender cuáles son los atributos necesarios para que el trabajo sea exitoso. Es indispensable que los líderes comiencen a anticipar los diferentes escenarios para el futuro del trabajo, considerando, incluso, las áreas en las que la productividad humana, la creatividad y la inteligencia son igualadas o superadas por sus contrapartes artificiales. La automatización se vuelve inevitable, pero sus potenciales resultados son muchos. En lugar de tratar de adivinar cómo se sacudirá todo el mercado, los líderes de hoy pueden preparar a sus organizaciones y a sus empleados para un futuro incierto. Esto requiere pensar creativamente sobre qué habilidades y capacidades deben conservarse y cuáles pueden automatizarse. Actualmente, vemos que la voluntad de tomar lo mejor de ambos mundos es cada vez mayor. Considere estos cuatro posibles escenarios futuros para dejar fluir su imaginación y póngase a pensar en el futuro de manera innovadora. La grieta en el ingenio   Una de las perspectivas sobre la amenaza de la IA considera que no solo podría generar riqueza y una brecha en el trabajo, sino que también podría crear una brecha en el ingenio si las condiciones para fomentarlo dejan de existir. Si los robots se hacen cargo de la mayoría de los trabajos humanos, podríamos enfrentarnos al hecho de que una condición futura de potencial humano quede sin cubrir. Esta mayor dependencia de la tecnología provocaría que un mayor número de personas se sientan poco dispuestas a aprender o a hacer mucho, por lo que la inteligencia natural podría no florecer y prosperar. Sin trabajos para los cuales prepararse, los niños ya no podrán ser educados de la misma manera. La revolución de la IA podría hacer que el ingenio deje de ser un recurso natural para convertirse en uno que solo puede ser creado por aquellos que tienen acceso a la IA más sofisticada, dejando atrás a los otros. Mi amigo el cobot   Cuando se trata de un trabajo de conocimiento de alto valor que involucra sistemas y hechos complejos, es probable que la IA se desarrolle a tanta velocidad que la gente no pueda aprovecharla o entenderla. Esto pone a las personas en riesgo de ser reemplazadas en lugar de coexistir. Esta situación es diferente a la automatización del trabajo manual o físico, que tiende al error humano y al agotamiento. La eficiencia en la automatización del trabajo de oficina es más sutil: reduce errores y horas de trabajo, elimina el sesgo emocional de las decisiones, aumentando, al mismo tiempo, la escala y la complejidad. Los trabajadores del conocimiento deben sentirse cómodos trabajando con IA y robots. Una visión de futuro podría incluir a los cobots: robots asociados con operadores humanos y compañeros de trabajo. Los cobots son un nuevo elemento en la relación de trabajo que debe forjarse a medida que los equipos se convierten en una mezcla diversa de inteligencia humana y artificial. Diversidad e inclusión para 2020   La IA presenta una nueva forma de pensar en la diversidad y en el trabajo en equipo. Los equipos diversos toman mejores decisiones e impulsan mejores resultados de negocios. Esto incluye la "diversidad cognitiva" o las diferencias de estilo para resolver problemas o para procesar información. Evidentemente, el próximo paso consiste en tener en cuenta a los robots con IA como parte de la diversidad cognitiva del equipo. Su estilo para resolver problemas es conocido, ya que está determinado por el código que ejecutan y los conjuntos de datos en los que están capacitados. Esto los convierte en el contrapeso perfecto para los miembros no estructurados, humanos y variables del equipo. En poco tiempo, optimizar un equipo significará diseñar una poderosa combinación de mentes humanas creativas con mentes de inteligencia artificial estructuradas, aplicadas a diferentes elementos de la tarea por realizar. El nuevo trabajo de RR. HH.   Al haber una mayor automatización en el lugar de trabajo, el papel de RR. HH. debe evolucionar. Los trabajadores humanos y de IA coexistirán dentro de la misma fuerza laboral, y se espera que, para cualquier tarea, RR. HH. utilice a los mejores trabajadores. Esto implicará comprender el poder y las aptitudes de los robots y, quizás, lo que es más importante, sus limitaciones. Así, combinar capacidades humanas con las tareas robóticas correctas se convertirá en una habilidad clave para Recursos Humanos. A medida que los departamentos de recursos humanos se centran cada vez más en la gestión de datos y en las capacidades analíticas, los líderes de Recursos Humanos deben considerar la ética de los datos personales de empleados, empleados potenciales, contratistas y clientes. Las herramientas de trabajo digitales e inteligentes que dominarán el futuro de los negocios tienden a recopilar enormes cantidades de información acerca de sus usuarios. Como guardián de los datos personales y de la privacidad humana, RR. HH. tiene, en consecuencia, una responsabilidad mucho mayor. Teniendo en cuenta estos posibles escenarios futuros, los líderes pueden comenzar a planear estrategias sobre cómo preparar a sus organizaciones y a sus empleados para una mayor dependencia de la inteligencia artificial y la automatización. Fuentes:                                                                                                                                                               Columbus, Louis. "10 Charts That Will Change Your Perspective on Artificial Intelligence's Growth." Forbes. Jan. 12, 2018. https://www.forbes.com/sites/louiscolumbus/2018/01/12/10-charts-that-will-change-your-perspective-on-artificial-intelligences-growth/#2314726a4758.  

Innovación

small-tiles André Maxnuk | 25 jul 2019

La inteligencia artificial (IA) y la automatización son actores en el escenario mundial de muchos sectores y, aparentemente, brindan oportunidades ilimitadas. Ya es posible encargarle a un robot que le prepare la comida o incluso a su auto que se maneje solo… ¿Pero qué viene después?1 Esta tendencia en ascenso tiene un gran alcance, altera las formas en que operan ciertos sectores y modifica la forma en que los empleadores llevan a cabo las contrataciones. Como no se espera que este fenómeno se ralentice, exploremos lo que les espera a las empresas que vivan esta nueva era. Automatización de trabajos en sectores clave   No todos tienen el mismo enfoque en lo que a automatización del trabajo concierne. Ciertos sectores, empresas y empleos son más propensos a verse afectados que otros. Por ejemplo, los fabricantes han usado este enfoque durante mucho tiempo y tienden a aprovechar las oportunidades que brinda la automatización cada vez que sea posible. El Ministerio de Comercio, Industria y Energía de Corea del Sur, que durante los últimos años ha estado invirtiendo dinero en el desarrollo de la automatización industrial durante los últimos años, no muestra signos de querer detenerse.2 Si bien se trata solo de un país, este ejemplo representa el rumbo del sector y el proceso en general: el objetivo consiste en que los costos se mantengan bajos y la eficiencia alta. El sector automotor ha logrado ganancias similares tanto en el proceso de fabricación como en la producción de vehículos autónomos. Si bien esta tecnología ha tenido sus vaivenes, investigaciones de Strategy Analytics y Intel señala que se está perfeccionando continuamente y que pronto podrá cambiar por completo la producción de automóviles.3 Pero, por más que estas industrias den los mejores ejemplos de lo que la IA y la automatización pueden lograr, otras muestran dificultades a la hora de implementar las funciones clave de esta tecnología. La hotelería, los servicios de alimentación y la atención médica son ejemplos de este retraso: Estos sectores están fuertemente impulsados por su mano de obra, lo que dificulta automatizar sus operaciones. Un reciente reportaje de CNN 4 señaló acertadamente que, si bien las oportunidades de integrar la tecnología para escalar servicios son reales, no todos los clientes de estos sectores están listos para que se les brinden servicios automatizados. El impacto en las economías y en el empleo   La idea de que la inteligencia artificial eliminará empleos provoca un verdadero temor en los trabajadores. Como bien señala el MIT 5, este es el reflejo de una inquietud que ya se había sentido en los Estados Unidos, en la década de 1960 más precisamente, con respecto al aumento de los procesos automatizados y el desempleo, pero que Lyndon B. Johnson expresó mejor: "Lo primordial es que la tecnología elimina empleos, no trabajo". Esta distinción y la forma en que los empleadores manejen los cambios de roles es lo que hará que muchas organizaciones automaticen sus operaciones… o se queden en el camino. Para las economías en desarrollo, la automatización de ciertos trabajos podría crear mejores oportunidades al eliminar tareas peligrosas o que dependen demasiado del trabajo físico. Si bien, a corto plazo, esta puede ser la causa de cierto grado de desempleo durante la transición, también es probable que las personas afectadas tengan la oportunidad de encontrar trabajos más seguros y satisfactorios. Todo se reduce a un cambio de habilidades en el lugar de trabajo. Una investigación muestra que, si la mano de obra quiere seguir siendo relevante y competitiva, sus futuras habilidades deberán pasar más por el liderazgo y las habilidades sociales. Según investigaciones recientes de LinkedIn las habilidades más importantes del futuro no son de programación ni técnicas, sino habilidades sociales, como la comunicación y la colaboración, y que los trabajadores deberán priorizarlas, ya que cada vez habrá más operaciones automatizadas.6 Envejecer en un mundo automatizado   Para los trabajadores de hoy, la coincidencia entre el envejecimiento de la mano de obra y el aumento de la automatización constituye una amenaza muy real. Es muy probable que quienes tengan 30 o 40 años de experiencia laboral estén desempeñando tareas que puedan automatizarse. Si esto se analiza a escala mundial, es más que preocupante. En lugares como Vietnam y China, entre el 69 % y el 76 % de las tareas que realizan los trabajadores de mayor edad corren el riesgo de automatizarse. En Estados Unidos, por ejemplo, se cree que aproximadamente un 52 % de los empleos que ocupan más trabajadores adultos mayores se pueden automatizar. Lo que también es potencialmente preocupante es que, en áreas como Japón, las poblaciones de trabajadores de mayor edad están creciendo rápidamente y creando un efecto espiral. La buena noticia es que los empresarios responden a esto eliminando la jubilación forzosa y buscando opciones adicionales para aliviar esta presión. La automatización ofrece una cantidad increíble de oportunidades positivas para los puestos de trabajo, pero es importante no perder de vista a las personas que puedan verse afectadas negativamente por ella. Si bien esto puede significar que se deba priorizar la capacitación en habilidades sociales para garantizar una mano de obra más "preparada para el futuro" o buscar formas más apropiadas de aprovechar el trabajo automatizado en trabajos y sectores altamente manuales, la verdad es que esta tendencia no desaparecerá. La competencia y la globalización seguirán siendo factores de presión para que los empleadores encuentren formas nuevas y creativas de automatizar procesos, pero quienes busquen formas visionarias de reformar su mano de obra en torno a esta tecnología obtendrán verdaderas ventajas competitivas. Fuentes: 1 Constine, Josh, "Taste test: Burger robot startup Creator opens first restaurant," Tech Crunch, June 21, 2018, https://techcrunch.com/2018/06/21/creator-hamburger-robot/. 2 Demaitre, Eugene, "South Korea Spends $14.8M to Replace Chinese Robotics Components," Robotics Business Review, October 20, 2015, https://www.roboticsbusinessreview.com/manufacturing/south-korea-spends-148m-to-replace-chinese-robotics-components/ 3 Statt, Nick, "New documentary Autonomy makes the convincing case that self-driving cars will change everything," The Verge, March 13, 2019, https://www.theverge.com/2019/3/13/18262364/autonomy-film-review-self-driving-cars-malcolm-gladwell-documentary-sxsw-2019. 4 Andone, Dakin and Moshtaghian, Artemis, "A doctor in California appeared via video link to tell a patient he was going to die. The man's family is upset," CNN, March 10, 2019, https://www.cnn.com/2019/03/10/health/patient-dies-robot-doctor/index.html. 5 Autor, David H., "Why Are There Still So Many Jobs? The History and Future of Workplace Automation," MIT: Journal of Economic Perspectives, Vol. 29, Issue 3, summer 2015, https://economics.mit.edu/files/11563. 6 Umoh, Ruth, "The CEO of LinkedIn shares the No. 1 job skill American employees are lacking," CNBC, April 26, 2018,https://www.cnbc.com/2018/04/26/linkedin-ceo-the-no-1-job-skill-american-employees-lack.html.

Innovación

small-tiles Gail Evans | 25 jul 2019

El poder de la IA dará forma al futuro del trabajo y optimizará la productividad. Con la continua aceleración de las operaciones que provoca la transformación digital, nuestros horarios de trabajo y personales se están integrando cada vez más. Padres, profesionales y comunidades enteras de personas se han visto obligados, más que nunca, a armonizar las crecientes exigencias que enfrentan en su trabajo y en sus vidas privadas. Orquestar las responsabilidades de la vida moderna puede volverse algo abrumador. El hecho de criar niños sanos y bien adaptados, apoyar a un compañero o amigo en dificultades, impresionar al jefe y a los compañeros de trabajo y de no comprar esas galletas de chispas de chocolate (después de todo, ¿quién tiene tiempo para cenar?) puede ser agobiante para el alma humana. Afortunadamente, las plataformas de AI no solo están cambiando la forma en que los profesionales organizan la información e interactúan con los datos, sino también la forma en que manejan los desafíos de la vida cotidiana. Presentamos a Warren   Warren, el asistente digital de IA de Mercer, es una sofisticada plataforma de inteligencia artificial diseñada para aprovechar los datos en tiempo real con patrones aprendidos para mejorar la productividad de la fuerza laboral. Funciona las 24 horas del día, los siete días de la semana, para garantizar que sus obligaciones personales y profesionales estén bien organizadas, así como el progreso de su trayectoria profesional. Para ello, contextualiza los datos de su pasado, presente y futuro, agilizando sus responsabilidades y su agenda para ayudarle en la toma de decisiones. En otras palabras, Warren es su dedicado entrenador personal, confidente y compañero de equipo, es decir, la convergencia entre personas y tecnología, pero llevada al extremo. La gente se esfuerza diariamente por aprovechar su tiempo al máximo. Con demasiada frecuencia, nuestro trabajo se ve socavado por datos mediocres que dan como resultado malas elecciones, una programación ineficiente y distracciones inestables. Muchas personas carecen del tiempo o los recursos para adaptarse a los cambios inevitables de nuestras apremiantes prioridades diarias. Warren está aquí para ayudar a la gente a enfocarse en lo que es más importante, cuando es más importante. En realidad, se trata menos de cómo la tecnología nos informa y más de cómo construir una coexistencia armónica entre máquinas y personas que trabajan juntas. En esta relación, usted aporta el elemento humano mediante su creatividad, su pensamiento estratégico y su empatía, mientras que Warren aumenta sus capacidades humanas haciéndole recomendaciones basadas en objetivos y metas designados y, luego, hace ajustes de acuerdo a las conversaciones anteriores que tuvo con usted. Todos los profesionales, no solo los que están en la cúspide jerárquica, merecen un asistente personal que los ayude a tener la cabeza despejada. Esta democratización de la fuerza laboral respaldada por la IA revolucionará el modo de materializar las ideas y el crecimiento de las empresas. Los días en que su vida personal y su vida profesional estaban compartimentadas llegaron a su fin. Warren le permite establecer prioridades y abordar de inmediato cualquier cosa que la vida le imponga, como cuando el director de la escuela de su hijo espera que usted conteste el teléfono un martes a las 13:00 h y su jefe le envía un correo electrónico a las 20:00 h del jueves esperando una respuesta rápida. No hay problema. Warren está aquí para ayudarle a prosperar en un mundo que exige mucho de su tiempo, energía y cordura. Warren comenzará por aquí: No, su hijo no tiene alergia al maní. Sí, usted habló con el equipo sobre la reunión de ventas e imprimió los informes en papel brillante para cada parte interesada. Listo y listo. La vida moderna es una experiencia totalmente integrada y sin límites. Le damos la bienvenida a la nueva normalidad. Trabajar a la velocidad de la IA   Trabajar a la velocidad de la IA significa nunca tener que preguntarse si dejó el horno encendido, la ubicación de la sala para su reunión de las 9:00 h o la exactitud de los datos en el gráfico que ilustra los resultados del último trimestre. Olvídese de los recordatorios pegados en su computadora, esos momentos incómodos en las salas de conferencias cuando su presentación de PowerPoint no se carga y de tener que memorizar otra contraseña. Dígale adiós a contemplar su vaso de vino tinto a altas horas de la noche al tiempo que se pregunta si es un buen padre. De hecho, está claro que lo es, porque Warren le recordó que no programara esa llamada importante con la oficina de Hong Kong durante el debut de su hija como el Gato de Cheshire en la obra de teatro escolar de Alicia en el país de las maravillas. Warren reconoce su idiosincrasia y su falibilidad humanas. Es más, para cada paso de su ajetreado día, lleva a cabo verificaciones y ejecuta controles de calidad. La IA optimizará todos los aspectos de su vida profesional y, en consecuencia, la calidad y el disfrute de su vida personal se verán radicalmente mejorados. Prediciendo y mitigando nuestros propios errores, tan humanos, y nuestras ocasionales faltas de criterio, la inteligencia artificial puede hacer que la experiencia humana sea más significativa, gratificante e impactante. Así como el correo electrónico, la mensajería instantánea y las videollamadas cambiaron la forma en que las personas se comunican entre ellas, Warren está cambiando la forma en que la gente se comunica consigo misma, sus obligaciones laborales y sus carreras. Una era de IA democratizada   A medida que las empresas viran hacia el crecimiento, las personas tendrán la libertad cada vez mayor de pensar en algo más que en las minucias de las obligaciones diarias, pudiendo dedicar tiempo, concentración mental y capacidad a seguir observando su entorno y avanzando. En el lugar de trabajo, Warren potencia el cambio en todos los niveles de una organización, lo que alterará para siempre la dinámica de la influencia y el flujo de ideas. Las grandes ideas y los futuros cambios de pensamiento ya no circularán de arriba hacia abajo. Las soluciones innovadoras y las revelaciones de vanguardia surgirán de todas partes: vendrán tanto del director general como del pasante del verano, de la majestuosa sala de juntas y hasta de la bulliciosa sala de correo. Con la democratización de la IA, la gente más cercana a los productos, las soluciones y los servicios finalmente tendrá el tiempo y la capacidad necesarios para pensar en las mejoras y dar con la próxima mejor práctica o idea. La IA inspirará a los empleados de todos los niveles para que piensen de manera más inteligente y rápida, impulsen estrategias revolucionarias e identifiquen nuevas formas de cocrear e innovar. Warren y tantas otras tecnologías de IA permitirán que los empleados crezcan personal y profesionalmente, independientemente de su cargo, nivel o rango. Al igual que en el pasado, el futuro del trabajo se definirá por el acceso a la información y las oportunidades, así como por la integración de la tecnología y el potencial humano. La IA brinda ahora a las empresas un universo de posibilidades sin precedentes, y los empleadores deben hacer todo lo posible para que su gente pueda competir en el futuro y seguir brindando valor a la empresa. Warren es la versión de IA de un colaborador muy comprometido que apenas duerme, solo se basa en hechos y datos precisos y nunca robará su almuerzo del refrigerador. En pocas palabras, Warren es un colega para una nueva era de personas, tecnología y mano de obra simbiótica.

Innovación

small-tiles Jackson Kam | 11 jul 2019

¿La próxima crisis financiera mundial está a la vuelta de la esquina? Si es así, ¿será muy distinta de la última crisis? ¿Y existe la posibilidad de que el contagio venga de los mercados emergentes de hoy, como China, Turquía o la Argentina? Si bien el futuro es incierto e incontrolable, como líder empresarial, usted puede dar algunos pasos bien calculados para prepararse ahora para lo que pueda venir más adelante. Las economías de mercados emergentes están en aumento   En 2018, la fortaleza de las economías de los mercados emergentes fue una de las principales preocupaciones para los líderes en el estudio Mercer Global Talent Trends y sigue siéndolo hoy en día. Si bien Asia, América Latina y África reemplazan constantemente como motores de crecimiento del mundo a las economías centradas en el Atlántico Norte, la economía mundial está experimentando impactos cada vez mayores debido a su creciente fortaleza. Ardavan Mobasheri, director gerente y director de inversiones de ACIMA Private Wealth, cree que el cetro del liderazgo mundial estará, para 2030, totalmente en manos de las economías de más rápido crecimiento. Afirma: "Para fines de la tercera década del siglo, la transición probablemente se complete con los anclajes del crecimiento económico global en el Pacífico y el hemisferio sur". Pero a medida que el mundo se adapta a la creciente fuerza de las economías de mercados emergentes, también debe adaptarse a los inevitables cambios de velocidad de esas economías. "Topes de velocidad" mundiales comienzan a aparecer   Los activos de los mercados emergentes retroceden ahora ante el aumento de factores desfavorables en sus regiones, como la desaceleración de la producción, el aumento de la deuda, el aumento de las tasas de inflación y los deslizamientos en las monedas.1 "El contagio en los mercados emergentes ocurre a través de diferentes canales, y tiende a ser mayor en los períodos de ajuste monetario en los mercados desarrollados", dijo a CNBC Pablo Goldberg, estratega sénior de ingresos fijos de BlackRock.2 Y agrega: "La liquidez es un problema. Los inversores venderán lo que puedan vender". Desmond Lachman, miembro residente del American Enterprise Institute y ex director adjunto del Departamento de Desarrollo y Revisión de Políticas del Fondo Monetario Internacional, escribe que los economistas y responsables políticos de los Estados Unidos están ignorando por su propia cuenta y riesgo los peligros que plantean las economías emergentes. "No logran ver que los años de expansión masiva del balance de la Reserva Federal y las tasas de interés cero crearon condiciones de endeudamiento más fáciles para los mercados emergentes", escribe Lachman. "Al hacerlo, eliminaron la disciplina de la política económica de esas economías y permitieron que en ellas se desarrollaran grandes desequilibrios, especialmente en sus finanzas públicas", concluye. Ahora que está regresando más capital a los activos de los Estados Unidos, considerados más seguros que los activos de los mercados emergentes, se están revelando las graves vulnerabilidades económicas acumuladas en las economías de los mercados emergentes durante los años del dinero "fácil". De no controlarse, es probable que estas vulnerabilidades continúen creciendo y extendiéndose a nivel mundial y extendiendo aún más sus implicaciones durante los próximos años. Así podrán adaptarse los líderes empresariales   Para prepararse mejor para un futuro financiero incierto y evitar esas vastas repercusiones, primero deberá tener en cuenta las consecuencias de la última crisis financiera. Con esto podrá aprender algunas importantes lecciones sobre cómo funcionan la economía mundial y el sistema financiero. Por ejemplo, según el informe Mercer "10 años después de la crisis financiera mundial: 10 lecciones para aprender," una de las lecciones más importantes de 2009 muestra que las políticas de los legisladores estadounidenses registran que las bajas tasas de interés de las políticas, la enorme liquidez inyectada en el sistema bancario y la flexibilización cuantitativa produjeron resultados inesperados en todo el mundo. Si bien las políticas monetarias no han sido inflacionarias en términos de precios al consumidor, han sido inflacionarias en términos de precios de activos. Las tasas de interés están aumentando en algunas economías, pero aún hoy se desconocen las consecuencias de las secuelas de la última crisis en todas las economías del mundo. Teniendo esto en cuenta, usted, como líder empresarial, puede dar los tres pasos siguientes a fin de prepararse para la próxima crisis: 1.  No deje de lado la diversificación, ampliamente conocida como "la única salida disponible" para los inversores. 2.  Sea dinámico y prepárese para alejarse de los activos que actualmente se encuentran en niveles máximos cercanos a los récord, si llegaran a volverse desfavorables cuando los inversores se den cuenta de que sus valores pueden no estar basados en fundamentos sólidos, como el crecimiento subyacente de las ganancias. 3.  No abandone la gestión activa, ya que es inevitable que las condiciones cambien.   Dar estos tres simples pasos le permitirá mantenerse lo suficientemente ágil y flexible para adaptarse a cualquier situación, incluso una crisis financiera. Con mercados que soportan varias metamorfosis, recuerde estas lecciones y tenga en cuenta estos consejos para preparar su organización para cualquier crisis futura. Fuentes: 1. Teso, Yumi y Oyamada, Aline, "Emerging Markets Retreat Amid Global Growth Concerns: EM Review" ("Los mercados emergentes retroceden en medio de las preocupaciones de crecimiento global: análisis de ME"), Bloomberg, 15 de febrero de 2019, https://www.bloomberg.com/news/articles/2019-02-15/emerging-market-rally-abate-as-trade-concern-returns-em-review./ 2. Osterland, Andrew, "Emerging markets, despite strengths, still get no respect" ("Los mercados emergentes, a pesar de las fortalezas, aún no inspiran respeto") CNBC, 1 de octubre de 2018, https://www.cnbc.com/2018/10/01/emerging-markets-despite-strengths-still-get-no-respect.html. 3. Lachman, Desmond, "We ignore risks posed by emerging economies at our own peril", ("Ignoramos los peligros que plantean las economías emergentes bajo nuestro propio riesgo") American Enterprise Institute, 17 de septiembre de 2018, http://www.aei.org/publication/we-ignore-risks-posed-by-emerging-economies-at-our-own-peril/.

Selección del Editor

Innovación

Virar hacia el crecimiento: cómo la IA está democratizando el futuro del trabajo
Gail Evans | 25 jul 2019

El poder de la IA dará forma al futuro del trabajo y optimizará la productividad. Con la continua aceleración de las operaciones que provoca la transformación digital, nuestros horarios de trabajo y personales se están integrando cada vez más. Padres, profesionales y comunidades enteras de personas se han visto obligados, más que nunca, a armonizar las crecientes exigencias que enfrentan en su trabajo y en sus vidas privadas. Orquestar las responsabilidades de la vida moderna puede volverse algo abrumador. El hecho de criar niños sanos y bien adaptados, apoyar a un compañero o amigo en dificultades, impresionar al jefe y a los compañeros de trabajo y de no comprar esas galletas de chispas de chocolate (después de todo, ¿quién tiene tiempo para cenar?) puede ser agobiante para el alma humana. Afortunadamente, las plataformas de AI no solo están cambiando la forma en que los profesionales organizan la información e interactúan con los datos, sino también la forma en que manejan los desafíos de la vida cotidiana. Presentamos a Warren   Warren, el asistente digital de IA de Mercer, es una sofisticada plataforma de inteligencia artificial diseñada para aprovechar los datos en tiempo real con patrones aprendidos para mejorar la productividad de la fuerza laboral. Funciona las 24 horas del día, los siete días de la semana, para garantizar que sus obligaciones personales y profesionales estén bien organizadas, así como el progreso de su trayectoria profesional. Para ello, contextualiza los datos de su pasado, presente y futuro, agilizando sus responsabilidades y su agenda para ayudarle en la toma de decisiones. En otras palabras, Warren es su dedicado entrenador personal, confidente y compañero de equipo, es decir, la convergencia entre personas y tecnología, pero llevada al extremo. La gente se esfuerza diariamente por aprovechar su tiempo al máximo. Con demasiada frecuencia, nuestro trabajo se ve socavado por datos mediocres que dan como resultado malas elecciones, una programación ineficiente y distracciones inestables. Muchas personas carecen del tiempo o los recursos para adaptarse a los cambios inevitables de nuestras apremiantes prioridades diarias. Warren está aquí para ayudar a la gente a enfocarse en lo que es más importante, cuando es más importante. En realidad, se trata menos de cómo la tecnología nos informa y más de cómo construir una coexistencia armónica entre máquinas y personas que trabajan juntas. En esta relación, usted aporta el elemento humano mediante su creatividad, su pensamiento estratégico y su empatía, mientras que Warren aumenta sus capacidades humanas haciéndole recomendaciones basadas en objetivos y metas designados y, luego, hace ajustes de acuerdo a las conversaciones anteriores que tuvo con usted. Todos los profesionales, no solo los que están en la cúspide jerárquica, merecen un asistente personal que los ayude a tener la cabeza despejada. Esta democratización de la fuerza laboral respaldada por la IA revolucionará el modo de materializar las ideas y el crecimiento de las empresas. Los días en que su vida personal y su vida profesional estaban compartimentadas llegaron a su fin. Warren le permite establecer prioridades y abordar de inmediato cualquier cosa que la vida le imponga, como cuando el director de la escuela de su hijo espera que usted conteste el teléfono un martes a las 13:00 h y su jefe le envía un correo electrónico a las 20:00 h del jueves esperando una respuesta rápida. No hay problema. Warren está aquí para ayudarle a prosperar en un mundo que exige mucho de su tiempo, energía y cordura. Warren comenzará por aquí: No, su hijo no tiene alergia al maní. Sí, usted habló con el equipo sobre la reunión de ventas e imprimió los informes en papel brillante para cada parte interesada. Listo y listo. La vida moderna es una experiencia totalmente integrada y sin límites. Le damos la bienvenida a la nueva normalidad. Trabajar a la velocidad de la IA   Trabajar a la velocidad de la IA significa nunca tener que preguntarse si dejó el horno encendido, la ubicación de la sala para su reunión de las 9:00 h o la exactitud de los datos en el gráfico que ilustra los resultados del último trimestre. Olvídese de los recordatorios pegados en su computadora, esos momentos incómodos en las salas de conferencias cuando su presentación de PowerPoint no se carga y de tener que memorizar otra contraseña. Dígale adiós a contemplar su vaso de vino tinto a altas horas de la noche al tiempo que se pregunta si es un buen padre. De hecho, está claro que lo es, porque Warren le recordó que no programara esa llamada importante con la oficina de Hong Kong durante el debut de su hija como el Gato de Cheshire en la obra de teatro escolar de Alicia en el país de las maravillas. Warren reconoce su idiosincrasia y su falibilidad humanas. Es más, para cada paso de su ajetreado día, lleva a cabo verificaciones y ejecuta controles de calidad. La IA optimizará todos los aspectos de su vida profesional y, en consecuencia, la calidad y el disfrute de su vida personal se verán radicalmente mejorados. Prediciendo y mitigando nuestros propios errores, tan humanos, y nuestras ocasionales faltas de criterio, la inteligencia artificial puede hacer que la experiencia humana sea más significativa, gratificante e impactante. Así como el correo electrónico, la mensajería instantánea y las videollamadas cambiaron la forma en que las personas se comunican entre ellas, Warren está cambiando la forma en que la gente se comunica consigo misma, sus obligaciones laborales y sus carreras. Una era de IA democratizada   A medida que las empresas viran hacia el crecimiento, las personas tendrán la libertad cada vez mayor de pensar en algo más que en las minucias de las obligaciones diarias, pudiendo dedicar tiempo, concentración mental y capacidad a seguir observando su entorno y avanzando. En el lugar de trabajo, Warren potencia el cambio en todos los niveles de una organización, lo que alterará para siempre la dinámica de la influencia y el flujo de ideas. Las grandes ideas y los futuros cambios de pensamiento ya no circularán de arriba hacia abajo. Las soluciones innovadoras y las revelaciones de vanguardia surgirán de todas partes: vendrán tanto del director general como del pasante del verano, de la majestuosa sala de juntas y hasta de la bulliciosa sala de correo. Con la democratización de la IA, la gente más cercana a los productos, las soluciones y los servicios finalmente tendrá el tiempo y la capacidad necesarios para pensar en las mejoras y dar con la próxima mejor práctica o idea. La IA inspirará a los empleados de todos los niveles para que piensen de manera más inteligente y rápida, impulsen estrategias revolucionarias e identifiquen nuevas formas de cocrear e innovar. Warren y tantas otras tecnologías de IA permitirán que los empleados crezcan personal y profesionalmente, independientemente de su cargo, nivel o rango. Al igual que en el pasado, el futuro del trabajo se definirá por el acceso a la información y las oportunidades, así como por la integración de la tecnología y el potencial humano. La IA brinda ahora a las empresas un universo de posibilidades sin precedentes, y los empleadores deben hacer todo lo posible para que su gente pueda competir en el futuro y seguir brindando valor a la empresa. Warren es la versión de IA de un colaborador muy comprometido que apenas duerme, solo se basa en hechos y datos precisos y nunca robará su almuerzo del refrigerador. En pocas palabras, Warren es un colega para una nueva era de personas, tecnología y mano de obra simbiótica.

Innovación

La nueva era de la automatización
André Maxnuk | 25 jul 2019

La inteligencia artificial (IA) y la automatización son actores en el escenario mundial de muchos sectores y, aparentemente, brindan oportunidades ilimitadas. Ya es posible encargarle a un robot que le prepare la comida o incluso a su auto que se maneje solo… ¿Pero qué viene después?1 Esta tendencia en ascenso tiene un gran alcance, altera las formas en que operan ciertos sectores y modifica la forma en que los empleadores llevan a cabo las contrataciones. Como no se espera que este fenómeno se ralentice, exploremos lo que les espera a las empresas que vivan esta nueva era. Automatización de trabajos en sectores clave   No todos tienen el mismo enfoque en lo que a automatización del trabajo concierne. Ciertos sectores, empresas y empleos son más propensos a verse afectados que otros. Por ejemplo, los fabricantes han usado este enfoque durante mucho tiempo y tienden a aprovechar las oportunidades que brinda la automatización cada vez que sea posible. El Ministerio de Comercio, Industria y Energía de Corea del Sur, que durante los últimos años ha estado invirtiendo dinero en el desarrollo de la automatización industrial durante los últimos años, no muestra signos de querer detenerse.2 Si bien se trata solo de un país, este ejemplo representa el rumbo del sector y el proceso en general: el objetivo consiste en que los costos se mantengan bajos y la eficiencia alta. El sector automotor ha logrado ganancias similares tanto en el proceso de fabricación como en la producción de vehículos autónomos. Si bien esta tecnología ha tenido sus vaivenes, investigaciones de Strategy Analytics y Intel señala que se está perfeccionando continuamente y que pronto podrá cambiar por completo la producción de automóviles.3 Pero, por más que estas industrias den los mejores ejemplos de lo que la IA y la automatización pueden lograr, otras muestran dificultades a la hora de implementar las funciones clave de esta tecnología. La hotelería, los servicios de alimentación y la atención médica son ejemplos de este retraso: Estos sectores están fuertemente impulsados por su mano de obra, lo que dificulta automatizar sus operaciones. Un reciente reportaje de CNN 4 señaló acertadamente que, si bien las oportunidades de integrar la tecnología para escalar servicios son reales, no todos los clientes de estos sectores están listos para que se les brinden servicios automatizados. El impacto en las economías y en el empleo   La idea de que la inteligencia artificial eliminará empleos provoca un verdadero temor en los trabajadores. Como bien señala el MIT 5, este es el reflejo de una inquietud que ya se había sentido en los Estados Unidos, en la década de 1960 más precisamente, con respecto al aumento de los procesos automatizados y el desempleo, pero que Lyndon B. Johnson expresó mejor: "Lo primordial es que la tecnología elimina empleos, no trabajo". Esta distinción y la forma en que los empleadores manejen los cambios de roles es lo que hará que muchas organizaciones automaticen sus operaciones… o se queden en el camino. Para las economías en desarrollo, la automatización de ciertos trabajos podría crear mejores oportunidades al eliminar tareas peligrosas o que dependen demasiado del trabajo físico. Si bien, a corto plazo, esta puede ser la causa de cierto grado de desempleo durante la transición, también es probable que las personas afectadas tengan la oportunidad de encontrar trabajos más seguros y satisfactorios. Todo se reduce a un cambio de habilidades en el lugar de trabajo. Una investigación muestra que, si la mano de obra quiere seguir siendo relevante y competitiva, sus futuras habilidades deberán pasar más por el liderazgo y las habilidades sociales. Según investigaciones recientes de LinkedIn las habilidades más importantes del futuro no son de programación ni técnicas, sino habilidades sociales, como la comunicación y la colaboración, y que los trabajadores deberán priorizarlas, ya que cada vez habrá más operaciones automatizadas.6 Envejecer en un mundo automatizado   Para los trabajadores de hoy, la coincidencia entre el envejecimiento de la mano de obra y el aumento de la automatización constituye una amenaza muy real. Es muy probable que quienes tengan 30 o 40 años de experiencia laboral estén desempeñando tareas que puedan automatizarse. Si esto se analiza a escala mundial, es más que preocupante. En lugares como Vietnam y China, entre el 69 % y el 76 % de las tareas que realizan los trabajadores de mayor edad corren el riesgo de automatizarse. En Estados Unidos, por ejemplo, se cree que aproximadamente un 52 % de los empleos que ocupan más trabajadores adultos mayores se pueden automatizar. Lo que también es potencialmente preocupante es que, en áreas como Japón, las poblaciones de trabajadores de mayor edad están creciendo rápidamente y creando un efecto espiral. La buena noticia es que los empresarios responden a esto eliminando la jubilación forzosa y buscando opciones adicionales para aliviar esta presión. La automatización ofrece una cantidad increíble de oportunidades positivas para los puestos de trabajo, pero es importante no perder de vista a las personas que puedan verse afectadas negativamente por ella. Si bien esto puede significar que se deba priorizar la capacitación en habilidades sociales para garantizar una mano de obra más "preparada para el futuro" o buscar formas más apropiadas de aprovechar el trabajo automatizado en trabajos y sectores altamente manuales, la verdad es que esta tendencia no desaparecerá. La competencia y la globalización seguirán siendo factores de presión para que los empleadores encuentren formas nuevas y creativas de automatizar procesos, pero quienes busquen formas visionarias de reformar su mano de obra en torno a esta tecnología obtendrán verdaderas ventajas competitivas. Fuentes: 1 Constine, Josh, "Taste test: Burger robot startup Creator opens first restaurant," Tech Crunch, June 21, 2018, https://techcrunch.com/2018/06/21/creator-hamburger-robot/. 2 Demaitre, Eugene, "South Korea Spends $14.8M to Replace Chinese Robotics Components," Robotics Business Review, October 20, 2015, https://www.roboticsbusinessreview.com/manufacturing/south-korea-spends-148m-to-replace-chinese-robotics-components/ 3 Statt, Nick, "New documentary Autonomy makes the convincing case that self-driving cars will change everything," The Verge, March 13, 2019, https://www.theverge.com/2019/3/13/18262364/autonomy-film-review-self-driving-cars-malcolm-gladwell-documentary-sxsw-2019. 4 Andone, Dakin and Moshtaghian, Artemis, "A doctor in California appeared via video link to tell a patient he was going to die. The man's family is upset," CNN, March 10, 2019, https://www.cnn.com/2019/03/10/health/patient-dies-robot-doctor/index.html. 5 Autor, David H., "Why Are There Still So Many Jobs? The History and Future of Workplace Automation," MIT: Journal of Economic Perspectives, Vol. 29, Issue 3, summer 2015, https://economics.mit.edu/files/11563. 6 Umoh, Ruth, "The CEO of LinkedIn shares the No. 1 job skill American employees are lacking," CNBC, April 26, 2018,https://www.cnbc.com/2018/04/26/linkedin-ceo-the-no-1-job-skill-american-employees-lack.html.

Retiro

Asia Must Navigate Pensions Crunch
David Anderson | 03 abr 2019

Los sistemas de pensiones asiáticos enfrentan grandes desafíos. La región está experimentando cambios demográficos radicales, con el rápido envejecimiento de la población y las tasas de natalidad en descenso. Pero los retornos de inversión son relativamente bajos debido a la incertidumbre geopolítica y las tasas de interés mínimas. Dado que la región tiene relativamente pocos sistemas de jubilación sólidos, muchos países asiáticos tendrán dificultades para proporcionar pensiones adecuadas. Los gobiernos deben tomar medidas positivas ahora para reducir las presiones financieras y evitar conflictos intergeneracionales entre jóvenes y adultos mayores. La esperanza de vida al nacer en la región ha aumentado entre siete y 14 años en la mayoría de los países durante los últimos 40 años, según el Índice mundial de pensiones de Mercer Melbourne (MMGPI) 2018, que clasifica a los sistemas de pensiones en todo el mundo en cuanto a adecuación, sostenibilidad e integridad. Este es un promedio de un año adicional cada cuatro años. El aumento de la esperanza de vida de una persona de 65 años en los últimos 40 años varía entre los 1,7 años de Indonesia y los 8,1 años de Singapur. Gran parte del resto del mundo enfrenta desafíos similares relacionados con el envejecimiento de la población, y los países están llevando a cabo reformas políticas similares. Estas incluyen incrementar la edad de jubilación, alentar a las personas a trabajar más tiempo, aumentar los niveles de financiación reservados para la jubilación y reducir la cantidad de dinero que las personas pueden retirar de sus cuentas de pensión antes de que alcancen la edad de jubilación. Los hallazgos del MMGPI 2018 plantean una pregunta fundamental: ¿Qué reformas pueden implementar los gobiernos asiáticos para mejorar los resultados a largo plazo de sus sistemas de ingresos de jubilación? El punto de partida natural para crear un sistema de pensiones de clase mundial es garantizar el equilibrio correcto entre adecuación y sostenibilidad. Es poco probable que un sistema que proporciona beneficios generosos en el corto plazo sea sostenible, mientras que un sistema que es sostenible durante muchos años generalmente proporciona beneficios modestos. Sin haber cambios en la edad de jubilación y la edad para poder acceder a la seguridad social y las pensiones privadas, aumentará la presión sobre los sistemas de jubilación, lo que podría amenazar la seguridad financiera que se brinda a las personas mayores. El aumento de la participación laboral de las mujeres y los trabajadores mayores puede mejorar la suficiencia y la sostenibilidad. Japón, China y Corea del Sur se ubican cerca de los últimos puestos del índice Mercer. Sus sistemas de pensiones no representan un modelo sostenible para apoyar la jubilación de las generaciones actuales y futuras. Si no se modifican, estos países sufrirán conflictos sociales, ya que los beneficios de pensión no se distribuirán equitativamente entre las generaciones. Japón, por ejemplo, está dando pequeños pasos para reformar su sistema de pensiones al aumentar gradualmente la edad de jubilación obligatoria de aproximadamente 3,4 millones de funcionarios públicos de los 60 años actuales a los 65 años. Los jubilados japoneses ahora pueden optar por comenzar a recibir sus pensiones en cualquier momento entre los 60 y los 70 años, y los pagos mensuales más altos se ofrecen a aquellos que comienzan a partir de los 65 años o más. Con la esperanza de vida más alta del mundo y la tasa de natalidad más baja, se espera que la población de Japón disminuya. Esta situación desafiante ya está contribuyendo a la escasez de habilidades, lo que afectará aún más la disminución de la base de ingresos fiscales de Japón. El gobierno japonés podría mejorar su sistema de pensiones promoviendo mayores niveles de ahorro en los hogares y aumentando aún más el nivel de cobertura de las pensiones estatales, ya que el 49 % de la población en edad laboral no está cubierta por los planes de pensiones privados. Al introducir el requisito de que parte del beneficio de jubilación deba tomarse como un flujo de ingresos y no como una suma global, mejorará la sostenibilidad general del sistema de seguridad social. También reduciendo la deuda pública como porcentaje del producto interno bruto se lograría, ya que esto mejora la probabilidad de que el nivel actual de los pagos de pensiones se pueda mantener. China enfrenta problemas diferentes. El sistema único de pensiones de China comprende varios planes para poblaciones urbanas y rurales, así como para migrantes rurales y trabajadores del sector público. Los sistemas urbanos y rurales tienen una pensión básica de reparto que consiste en una cuenta mancomunada (de contribuciones del empleador o gastos del gobierno) y cuentas individuales financiadas (de las contribuciones de los empleados). Algunos empleadores también proporcionan planes complementarios, particularmente en áreas urbanas. El sistema de pensiones chino podría mejorarse incrementando el uso de las contribuciones de los trabajadores a las pensiones para mejorar la protección general de jubilación de los trabajadores y aumentando el apoyo mínimo para los jubilados más pobres. También se debe introducir el requisito de que parte del beneficio de jubilación complementario deba tomarse como un flujo de ingreso. Se deben ofrecer más opciones de inversión a los titulares de pensiones para permitir una mayor exposición a los activos de crecimiento, mientras que los planes de pensiones deben mejorar sus comunicaciones con los miembros. Hong Kong debería considerar la introducción de incentivos fiscales para fomentar las contribuciones voluntarias de los miembros, y aumentar así los ahorros para la jubilación. Hong Kong también debe exigir que parte del beneficio de jubilación se tome como un flujo de ingreso. Los trabajadores mayores deberían mantenerse en el mercado laboral a medida que aumentan las expectativas de vida. Corea del Sur sufre de uno de los sistemas de pensiones más débiles para los pobres cuando se expresa como un porcentaje del salario promedio de solo el 6 %. Su sistema se beneficiaría mejorando el nivel de apoyo brindado a los jubilados más pobres, introduciendo el requisito de que parte del beneficio de jubilación de los planes de pensiones privados se tome como un flujo de ingreso y aumentando el nivel general de las contribuciones. El sistema de pensiones bien estructurado de Singapur ocupa el primer lugar en la región y ha visto mejoras en la sostenibilidad. Su sistema de jubilación, el Central Provident Fund, proporciona flexibilidad a sus miembros, que incluyen a todos los residentes de Singapur y residentes permanentes empleados. Pero aún se puede hacer más. Los obstáculos para establecer planes de jubilación corporativos grupales aprobados fiscalmente deben reducirse, y el CPF también debe abrirse a trabajadores temporales no residentes que constituyen más de un tercio de la fuerza laboral. La edad a la que los miembros del CPF pueden acceder a sus ahorros también debe aumentarse. Dado que los sistemas de pensiones son un problema intergeneracional, requieren una perspectiva a largo plazo. Los sistemas de pensiones, que son uno de los mayores inversionistas institucionales en cualquier mercado, deberían reconocer cada vez más la importancia de actuar como buenos administradores del capital que se les confía, incluida la gestión de riesgos, como el cambio climático. Con una población asiática envejecida que permanece productiva hasta los 70 e incluso 80 años, es fundamental mejorar la provisión de ingresos de jubilación adecuados y sostenibles. El aumento de la edad de jubilación, la ampliación de la cobertura de las pensiones privadas para los trabajadores y el fomento de la planificación financiera y el ahorro temprano deben ser el foco de los empleadores y los legisladores. Artículo publicado originalmente en Nikkei Asian Review.

back_to_top