Salud

¿Siente estrés por sus obligaciones gerenciales? Si es así, sepa que no es el único. En las últimas encuestas, encontramos que solo el 67 % de los líderes y gerentes piensan que el nivel de estrés que experimentan en el trabajo es manejable. El otro tercio se sentía inseguro o abrumado al respecto. Un porcentaje similar dijo luchar por mantener el equilibrio entre la vida laboral y familiar. Al mismo tiempo, solo la mitad de los líderes y gerentes sienten que tienen suficiente tiempo para hacer un trabajo de calidad y solo el 48 % cree poder separarse del trabajo. Estos resultados sugieren que, en cualquier lugar, entre un tercio y la mitad de los líderes y gerentes hacen su mejor esfuerzo por hacer frente a los desafíos de su trabajo. Al ver estadísticas como estas, algunos de ellos solo se encogen de hombros y suspiran: "El estrés forma parte del trabajo, ¿no?". Basada en un número cada vez mayor de investigaciones, esta perspectiva es peligrosamente derrotista. Aparte de los riesgos para la salud asociados con el estrés, cuando los líderes se sienten agotados o emocionalmente desgastados, un buen número de dinámicas de trabajo pueden volverse verdaderamente disfuncionales. La Dra. Barbara Fredrickson, por ejemplo, ha descubierto que las emociones negativas pueden provocar en las personas una reacción de lucha, huida o parálisis, limitando su capacidad de pensar creativamente y desarrollar soluciones innovadoras. Janne Skakon y sus colegas1 descubrieron que la forma en que los líderes enfrentan su estrés se transmite por efecto de goteo, afectando la experiencia laboral y los niveles de estrés de sus empleados. Y en Mercer|Sirota encontramos que los gerentes abrumados tienen una probabilidad significativamente menor de otorgar reconocimiento y elogiar a sus subordinados directos. Si el trabajo le produce estrés crónico, ya es hora de que refute el mito de que los líderes y los gerentes deben ser mártires desinteresados. De hecho, está poniendo en riesgo su propia salud y bienestar, junto con la efectividad y el compromiso de su equipo. En lugar de esforzarse hasta el agotamiento, comience a desarrollar una estrategia de cuidado personal para gestionar las exigencias de su trabajo. Aquí tiene cuatro pasos que debería considerar: 1. Reconozca las señales de advertencia   El síndrome de desgaste profesional —un estado de agotamiento físico, mental y emocional a menudo acompañado de dudas y cinismo— es un problema grave. Los investigadores han descubierto que los períodos prolongados de desgaste pueden llevar a una serie de problemas de salud física y mental, como depresión, ansiedad, enfermedades cardíacas, colesterol alto, derrame cerebral y diabetes tipo 2. El desgaste puede manifestarse de varias formas, entre ellas, mayor irritabilidad, disminución de la motivación, cambios en los hábitos de alimentación o de sueño, o dolores y molestias inexplicables. 2. Descanse y recupérese   Si descubre que está experimentando desgaste, debe obtener ayuda de inmediato. Comience por contarle a alguien lo que está experimentando. Dígaselo a su jefe, a un compañero de recursos humanos o a un colega. Si no se siente cómodo comentándoselo a alguien en el trabajo, entonces: (a) piense que podría estar trabajando para una organización "tóxica"2, que no es saludable para usted y (b) asegúrese de hablar con su familia, sus amigos o su doctor. Si permanece en silencio, su agotamiento podría conducirlo al aislamiento y agravar sus problemas. Luego de compartir sus inquietudes, comience a buscar maneras de "despegarse" del trabajo. Deje de revisar su correo electrónico al despertarse. Evite las reuniones innecesarias. Aligere su carga de trabajo. Es más, tómese un día de salud mental. Si puede reducir sus horas de trabajo o tomar unas vacaciones, hágalo. Encuentre maneras de descansar y "reiniciarse", para que pueda recuperarse. 3. Reflexione y reoriéntese   Luego de haber puesto un poco de distancia con respecto a su experiencia, será el momento de que comience a identificar los factores que lo llevaron a su desgaste. Comience por reflexionar acerca del historial de eventos sucedidos. ¿Cuándo empezaron a subir sus niveles de estrés? ¿Qué estaba pasando en el trabajo? ¿Y fuera del trabajo? ¿Ha tenido esta experiencia antes, o es la primera vez que experimenta desgaste? A continuación, piense en la naturaleza de su estrés. Como probablemente habrá escuchado, el estrés no siempre es malo. Los investigadores han descubierto que el estrés por desafío, el que está asociado con el logro de un objetivo importante, se relaciona positivamente con la satisfacción laboral. Por otro lado, el estrés por impedimentos, el que está asociado con las barreras que nos impiden realizar el trabajo, está relacionado negativamente con la satisfacción laboral. Si ha pasado por una experiencia de desgaste, probablemente haya estado lidiando con una gran cantidad de estrés por impedimentos. Con esto en mente, piense en la forma en que se realiza el trabajo en su organización. Algunos expertos argumentan que el desgaste es el resultado de trabajar en una organización disfuncional. Finalmente, analice su propia personalidad, sus valores y actitudes hacia el trabajo, su organización y su cargo. Los investigadores han descubierto que las personas con ciertos rasgos de personalidad son más propensas al desgaste.3Su objetivo, con esta reflexión, es aprender de su experiencia y obtener información que le evitará futuros episodios de desgaste. 4. Redefínase para ser más resiliente   Si ya conoce el desgaste, hay una buena noticia: puede valerse de esta experiencia para convertirse en una persona más fuerte, sabia y resiliente. Sin embargo, esto requerirá un esfuerzo intencional de su parte y un compromiso para poner en práctica su cuidado personal. Al diseñar su propio plan de cuidado personal, tenga en cuenta que existen múltiples vías. Comience por reconsiderar su enfoque de su trabajo: quizás necesite cambiar algunos de sus hábitos durante la jornada laboral. Su salud física es crucial: los investigadores han descubierto que los líderes y gerentes son más efectivos cuando comen bien, duermen bien y hacen ejercicio. Su perspectiva mental es igualmente importante: la psicóloga de Stanford Alia Crum sostiene que el estrés puede ser bueno para los líderes si saben cómo manejarlo. Asegúrese de sopesar su respuesta emocional a las vicisitudes del trabajo y la vida: la investigación sugiere que la flexibilidad psicológica y la agilidad emocional pueden convertirlo en un líder más eficaz.4 Y al construir su plan de cuidado personal, asegúrese de adoptar un enfoque holístico, teniendo en cuenta todos los aspectos de quién es usted y de lo que es importante para usted: la investigación muestra que su vida espiritual, aquellos aspectos que le dan significado, propósito y coherencia a su vida, pueden ayudar a aumentar su resiliencia. Cuando considere estos cuatro pasos, recuerde esto: si no cuida de usted mismo, no podrá cuidar de su equipo, al menos no a largo plazo. En algún momento, su paciencia, su salud, su energía o su eficacia se van a agotar. Si no cuenta con algún tipo de estrategia de cuidado personal, se está haciendo un flaco favor (a usted mismo y a las personas que dependen de usted). Fuentes: 1. Skakon, Janne; Nielsen, Karina; Borg, Vilhelm; Guzman, Jaime. "Are Leaders' Well-being, Behaviours and Style Associated with the Affective Well-being of Their Employees? A Systematic Review of Three Decades of Research" (¿El bienestar, los comportamientos y el estilo de los líderes están asociados con el bienestar afectivo de sus empleados? Una revisión sistemática de tres décadas de investigación), An International Journal of Work, Health & Organisations, volumen 24, número 2, 2010,https://www.tandfonline.com/doi/abs/10.1080/02678373.2010.495262. 2. Appelbaum, Steven y Roy-Girard, David. "Toxins in the Workplace: Affect on Organizations and Employees." (Las toxinas en el lugar de trabajo: afectan a las organizaciones y empleados), Corporate Governance International Journal of Business in Society, 2007, https://www.researchgate.net/publication/242349375_Toxins_in_the_workplace_Affect_on_organizations_and_employees. 3. Scott, Elizabeth. "Traits and Attitudes That Increase Burnout Risk." (Rasgos y actitudes que aumentan el riesgo de desgaste), Very Well Mind, 20 de mayo de 2019,https://www.verywellmind.com/mental-burnout-personality-traits-3144514. 4. Kashdana, Todd B. y Rottenberg, Jonathan. "Psychological Flexibility as a Fundamental Aspect of Health." (La flexibilidad psicológica como aspecto fundamental de la salud), Elsevier, volumen 30, número 7, noviembre de 2010, https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0272735810000413?via%3Dihub.

Patrick Hyland, PhD | 17 oct 2019
tiles1
Carrera

En los últimos años, un número creciente de organizaciones ha comenzado a implementar encuestas de percepciones y preferencias para complementar o reemplazar su encuesta anual de compromiso de los empleados. Intrigados por los avances tecnológicos, el poder de los datos masivos y la promesa de la inteligencia artificial, muchos líderes, gerentes y profesionales de RR. HH. están ansiosos por recopilar comentarios de los empleados de forma regular, utilizando exámenes cortos para evaluar las actitudes de la fuerza laboral y los niveles de compromiso de manera trimestral, mensual, semanal o incluso a diario. La recopilación de información periódica de los empleados en el entorno empresarial dinámico de hoy tiene sentido por muchas razones.  Cuando los programas de percepciones y preferencias están bien diseñados, pueden generar ideas valiosas en tiempo real sobre los niveles de compromiso de los empleados, las preocupaciones básicas, las barreras de rendimiento y los problemas organizacionales emergentes. También hemos notado que muchas organizaciones están realizando el “pulsing” (encuestas de percepciones y preferencias) sin tener un plan, asumiendo ingenuamente que más datos conducirán a mejores ideas, mejor gestión y mejor desempeño. Sin una estrategia de investigación bien diseñada, hemos descubierto que llevar a cabo encuestas de percepciones y preferencias con frecuencia puede abrumar a los líderes y gerentes, y disminuir el compromiso de los empleados. Si su organización actualmente está realizando “pulsing” o está a punto de embarcarse en una campaña de encuestas de percepciones y preferencias, es fundamental que tenga una estrategia de investigación sólida, una que comience con las prioridades de su negocio y que tome en cuenta todo, desde métodos de investigación hasta técnicas analíticas (ver figura 1).  En este documento, destacamos cinco preguntas críticas a considerar antes de lanzar su próxima encuesta. ¿CUÁLES SON SUS PRIORIDADES ESTRATÉGICAS DE NEGOCIO? En las últimas dos décadas, el mundo del trabajo se ha vuelto cada vez más volátil, incierto, complejo y ambiguo. Con base en nuestra investigación, los empleados definitivamente lo están notando. El 30 % de los empleados no tiene una idea clara de hacia dónde se dirige su organización. El 32 % no confía en la capacidad de su organización para adaptarse a los cambios externos El 44% no tiene una buena comprensión de su trayectoria profesional futura. Fuente: Latest Mercer | Sirota global norms Estos resultados sugieren que en muchas organizaciones, un buen número de empleados se siente confundido, preocupado y desorientado, y el futuro del trabajo se ve turbio en el mejor de los casos.   Tomando en cuenta estas condiciones, obtener una lectura regular sobre la experiencia de los empleados tiene sentido. Los líderes más inteligentes se dan cuenta de que la toma de decisiones basada en la evidencia, el análisis avanzado de personas, el sentido organizativo y el aprendizaje organizativo son fundamentales en el entorno empresarial actual. Como resultado, muchos líderes y personas que toman decisiones están ansiosos por obtener retroalimentación de manera continua con la esperanza de obtener una comprensión más profunda de las actitudes, preocupaciones y observaciones de los empleados. Pero algunas organizaciones cometen el error de apresurarse a llevar a cabo encuestas de percepciones y preferencias sin tener una idea clara de lo que realmente quieren conocer y asumen que una serie de encuestas trimestrales de compromiso de los empleados será suficiente. Si su organización está teniendo un problema de motivación, compromiso o retención, y los líderes están tomando medidas para abordar estos problemas, las encuestas trimestrales centradas en el compromiso podrían tener sentido. Pero si no es así, este enfoque posiblemente no generará muchas ideas. Cuando trabajamos con los clientes para diseñar programas de investigación de empleados, comenzamos por centrarnos primero en el negocio. ¿Cuáles son los mayores desafíos internos y externos que enfrenta su organización? ¿Cuáles son sus principales prioridades y desafíos estratégicos? ¿Qué tan eficientemente está operando su organización? ¿Con qué eficacia está cambiando y evolucionando su organización? ¿Cuáles son sus principales prioridades de las personas? Al explorar estas preguntas con nuestros clientes, incluso antes de considerar qué elementos incluir en una encuesta, podemos ayudarles a pensar cuidadosamente sobre lo que necesitan aprender como organización. Hemos encontrado que esta información es la base fundamental para cualquier programa exitoso de investigación de empleados, proporcionando la base para decisiones más tácticas sobre diseño de instrumentos, selección de muestras, técnicas de administración e informes y planes de acción. PRIMEROS PASOS Para las organizaciones modernas, el desarrollo de un programa de investigación eficaz de los empleados es un imperativo estratégico. En el complejo entorno empresarial de hoy en día, los recursos humanos basados en evidencia, el análisis avanzado de personas y el aprendizaje organizativo continuo son fundamentales para el rendimiento organizacional. El punto central de estas prácticas es la perspectiva del empleado. Sin la retroalimentación regular de la fuerza laboral, descubrirá que los líderes, gerentes y personas que toman decisiones están haciendo las cosas a ciegas. Si está a punto de lanzar un programa de encuestas de percepciones y preferencias, usted se encuentra en una posición única de ayudar a su organización a explorar sus problemas de personal más apremiantes, desafíos de rendimiento y prioridades estratégicas. Pero las encuestas de percepciones y preferencias no son una panacea. Sin un plan claro, estas podrían fracasar, produciendo más ruido que alertas. Los mejores programas de investigación de empleados están cuidadosamente diseñados de principio a fin. Al aclarar sus prioridades de negocio, al desarrollar una agenda de investigación clara y al pensar profundamente en el diseño de instrumentos, así como al administrar las encuestas, informar sobre los resultados y tomar acciones posteriores al estudio, usted puede asegurarse de que sus esfuerzos de investigación sean relevantes, rigurosos y que tengan un impacto real en la forma en que opera su organización. La mejor manera de hacerlo, según nuestros hallazgos, es pensar en cada paso del proceso. Las cinco preguntas presentadas en este documento pueden ayudarle a comenzar. Antes de llevar a cabo su próxima encuesta, le recomendamos examinar cuidadosamente cada una. Si no tiene respuestas claras, es posible que no esté listo para realizar un estudio exitoso. Descargar POV

Lewis Garrad | 27 jun 2019
tiles1

Contact Us

Speak with a Mercer consultant.

back_to_top