Carrera

La ciudad inteligente, la ciudad conectada, la ciudad hábil, la ciudad ágil, la ciudad basada en datos, la ciudad integrada, la ciudad impulsada por cadenas de bloques, la ciudad sostenible, la ciudad a prueba del futuro… En las ciudades de hoy no faltan la visión, la aspiración ni la genialidad. Aun así, todas deben atraer inversión extranjera directa, junto con empresas de primera línea, empresas emergentes y los mejores talentos, así como tener acceso a la mejor tecnología para impulsar el crecimiento. Pero el crecimiento en el PIB mundial no provendrá de las mismas fuentes de siempre, sino que seguirá las fortunas de las ciudades inteligentes más competitivas del mañana, muchas de las cuales son áreas urbanas ignoradas que tienen la oportunidad de desplazar a las megaciudades establecidas que alguna vez fueron el hogar de facto de los empleados y las empresas más exitosos del mundo. Invirtiendo en tecnologías de la información y de la comunicación que mejoran la calidad y el rendimiento de los servicios urbanos, como la energía y la movilidad, estas ciudades inteligentes están compitiendo por seducir a los trabajadores altamente calificados que sostendrán sus empresas y garantizarán su crecimiento. Las preguntas que enfrentan los empleadores y el talento   Al decidir dónde trabajar, vivir y criar a sus familias, estos empleados priorizan los factores humanos y sociales citados en el estudio reciente de Mercer, Primero la gente: impulso del crecimiento en megaciudades emergentes. Se pidió a los trabajadores que clasificaran en orden de importancia 20 factores de decisión relacionados con cuatro pilares vitales: factor humano, salud, dinero y trabajo. En el momento de decidir en qué ciudad vivir y trabajar, los encuestados consideraron los factores humanos —como la satisfacción general con la vida, la seguridad y protección, los temas ambientales y la proximidad a amigos y familiares— como los más importantes. El estudio también analiza cómo algunas de las ciudades de más rápido crecimiento en el mundo, desde Calcuta, en la India, hasta Lagos, en Nigeria, crecen económicamente, atraen a personas, permiten a los nuevos residentes prosperar y les abren un camino hacia una vida mejor a sus ciudadanos. De estas ideas, los líderes de las ciudades y los responsables políticos de todo el mundo pueden extraer valiosas lecciones, no solo sobre lo que se necesita para ser sostenibles, sino también para impulsar el crecimiento. De hecho, en un mundo cada vez más urbanizado, donde el talento altamente cualificado es escaso, los empleadores y las ciudades se hacen importantes preguntas existenciales: ·  ¿Qué hace que los profesionales se muden a una ciudad en particular y se queden allí? ·  ¿Cómo pueden los empleadores y las ciudades retener a los trabajadores talentosos con las habilidades de alto nivel exigidas por las nuevas empresas emergentes, los próximos unicornios y las marcas globales en los centros de actividad emergentes? ·  ¿Qué es exactamente lo que quieren los empleados productivos de un empleador y de su ciudad? Las respuestas pueden depender de qué tan bien las megaciudades emergentes del mundo priorizan su transformación de ideas urbanas a actores de poder global. Por lo tanto, es útil tener una visión comparativa de una muestra de ciudades que tengan un gran potencial para alcanzar el éxito y mantenerlo a largo plazo. Lo que estas ciudades tienen en común es el compromiso de lograr una superioridad regional de oportunidades y recursos, para establecerse, a su manera, como versiones de Silicon Valley, donde el talento más capacitado del futuro pueda prosperar y llevar adelante vidas útiles en medio de la evolución de la inteligencia artificial y de la tecnología avanzada. De "Cyberbad" a otras competidoras   Un buen ejemplo de una megaciudad emergente es Hyderabad, la capital del estado sureño de Telegana, en la India. Con una población de ocho millones de habitantes, Hyderabad es la sexta aglomeración urbana más poblada de la India y es conocida popularmente como Cyberbad, el "Silicon Valley de la India", por su creciente reputación como centro mundial de la tecnología de la información. (Las megaciudades se definen como poblaciones de 10 millones de habitantes o más. Las ciudades analizadas en este artículo han alcanzado esa dimensión o tienen proyectado hacerlo). Sin embargo, junto con el de la TI, Hyderabad está experimentando un crecimiento en los sectores automotor y farmacéutico, así como en su base agrícola tradicional. Con una gran inversión en infraestructura digital y de propiedades, la ciudad se está modernizando para albergar empresas de TI, especialmente a través del desarrollo de su HITEC City, un municipio con instalaciones tecnológicas de vanguardia para los gigantes estadounidenses de la TI. Por su parte, el comercio minorista también ha prosperado, ya que las marcas internacionales y nacionales abren tiendas en la ciudad. En contraste, la ciudad algo más grande de Chennai (que, en 2017, contaba con una población de 9 millones de habitantes y, en 2014, un PIB de 59.000 millones de USD) se conoce como el "Detroit de la India" y lidera el sector automotor nacional, pero el crecimiento en servicios de software, turismo médico, servicios financieros y la fabricación de hardware (así como de productos petroquímicos y textiles) también aumentan su importancia económica. Además, es un importante centro exportador de TI y de servicios de externalización de procesos empresariales. En China, las megaciudades emergentes son impresionantes por su escala económica. Con un PIB de 234.000 millones de USD en 2014 y una población de 14 millones de habitantes en 2017, Chengdu es el área metropolitana número uno de China occidental y prospera gracias a los sectores emergentes, en particular el de conservación de energía y protección ambiental, lo que la convierte en un destino atractivo para trabajadores calificados. De hecho, el énfasis en los sectores de las "nuevas energías" (en materiales, automóviles híbridos y eléctricos y TI) es un impulso para Chengdu. Al mismo tiempo, la segunda ciudad más grande del este de China, Nankín (con un PIB en 2014 de 203.000 millones de USD y una población de siete millones de habitantes en 2017) está dominada por el sector servicios, principalmente los servicios financieros, la cultura y el turismo. Las TI, la protección del medio ambiente, las nuevas energías y las redes eléctricas inteligentes se están convirtiendo en pilares adicionales para Nankín y una gran cantidad de empresas multinacionales han establecido allí sus centros de investigación. Durante varios años, Nankín ha tenido una tasa de desempleo inferior al promedio nacional chino. De Kenia a Jalisco   Si bien China y la India pueden dominar la escala de las economías emergentes, hay otras zonas que cobran cada vez más importancia en el mapa de las megaciudades emergentes. Nairobi no solo es la capital y la ciudad más grande de Kenia, sino que también va por la senda del crecimiento poblacional, ya que pasará de cuatro millones de habitantes en 2017 a 10 millones para 2030. Con más de 100 organizaciones internacionales, como el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente y el Banco Mundial, así como las sedes regionales de las principales empresas de manufactura y TI, Nairobi comparte su preeminencia agrícola con el desarrollo de la economía del presente y del futuro. Del mismo modo, Guadalajara (con un PIB de 81.000 millones de USD en 2014 y una población de cinco millones de habitantes en 2017) es más que la capital y la ciudad más grande del estado de Jalisco, en México. Conocida como el "Silicon Valley mexicano", según el Financial Times, se la considera la ciudad con el mayor potencial de inversión en México. Con un Festival Internacional de Cine y una Feria Internacional del Libro, Guadalajara es el tipo de centro sociocultural que complementa a la perfección el crecimiento del sector de la alta tecnología y la fabricación de productos químicos y electrónicos, convirtiéndose así en un imán para el talento en todo el hemisferio. Cada una de estas ciudades aboga por el talento a su manera, creando un entorno para que los empleados altamente calificados prosperen en múltiples dimensiones. Esto requiere poner a las personas primero y centrarse en lo que más les importa. El estudio de Mercer sobre megaciudades emergentes muestra que los empleadores a menudo entienden mal lo que motiva a las personas a mudarse a una ciudad y quedarse allí: los factores humanos y sociales son más importantes que el salario y los factores laborales. Para las megaciudades emergentes, el modelo de Silicon Valley puede ser una estrategia posible y ambiciosa, pero cada una de ellas deberá demostrar que es un lugar para vivir hoy y mañana. Publicado originalmente en BRINK News.

David Anderson | 22 ago 2019
tiles1
Carrera

El enorme crecimiento demográfico crea una mayor reserva de talentos y, al mismo tiempo, mayores presiones sobre los municipios locales, las empresas nacionales y las multinacionales en la tarea de adaptarse a dicha afluencia de talentos. ¿Cómo pueden las organizaciones aprovecharse de las ventajas de la rápida urbanización y garantizar que se satisfacen las necesidades de los trabajadores? ¿Y cuál es la mejor estrategia de entrada al mercado? Hoy, 5 de cada 10 personas de Asia viven en centros urbanos, lo que representa el 54 % de la población urbana del mundo1. Durante las próximas dos décadas, se prevé que mil millones de personas más se muden a los centros urbanos de Asia. Esto equivale a un millón de llegadas cada semana. Muy pronto, el continente albergará el 60 % de las megaciudades del mundo. En la India, esta tendencia es aún más acusada, ya que más de 200 millones de personas se desplazan en busca de una mejor calidad de vida y mayores perspectivas financieras. Los centros urbanos de la India crecerán exponencialmente en los próximos años y se espera que la mayor parte del PIB del país provenga de las ciudades. Y al actual ritmo de crecimiento de las ciudades indias, el país pronto será el hogar de nuevas megaciudades y de cientos de nuevos núcleos urbanos. Visitando la India resulta muy palpable el crecimiento expansivo del país. Su dinamismo y su vitalidad resultan emocionantes y abrumadoras al mismo tiempo. El festín de colores, sonidos, sabores y olores invaden nuestros sentidos y están presentes tanto en los mercados al aire libre, en los vendedores ambulantes, en el ajetreo y el bullicio de los vestíbulos de los hoteles y en las salas de reuniones. El centro de todo ello son las personas. Sin embargo, el rápido crecimiento acarrea desafíos formidables para las ciudades, antiguas o nuevas, altamente conectadas, o "inteligentes", y también para las empresas emergentes, empresas locales y multinacionales. Para comprender mejor los obstáculos y las oportunidades, Mercer ha realizado un extenso estudio: People First: Driving Growth in Emerging Megacities (Las personas primero: el motor del crecimiento en las megaciudades emergentes), que ofrece un análisis sobre la forma de vivir y trabajar en las ciudades emergentes en crecimiento. El estudio recogió las perspectivas tanto de empresarios como de trabajadores en 15 ciudades del mundo y 4 ciudades de la India que están experimentando un rápido crecimiento: Ahmedabad, Chennai, Hyderabad y Calcuta. Los resultados ofrecen información muy práctica para los potenciales beneficiarios del proceso de urbanización de la India. A continuación se presentan las tres principales conclusiones y desafíos. 1. Comprender lo que más valora la gente   El estudio examina las expectativas de las personas respecto a las ciudades y analiza qué les aportan de todo aquello que las personas consideran como lo más importante. A nivel mundial, existía una brecha de 30 puntos entre las expectativas sobre la calidad de vida de los trabajadores y lo que la ciudad realmente ofrecía. En todo el mundo, los tres factores principales que afectan a cómo se sienten las personas en las ciudades en las que viven y trabajan son: la confianza, la seguridad y la ausencia de violencia (en primer lugar); la vivienda asequible (en segundo lugar); y el transporte, el tráfico y la movilidad (en tercer lugar). Las conclusiones en el caso de la India son sorprendentemente similares. Sin embargo, hay algunas diferencias regionales. Para los residentes de Calcuta la falta de oportunidades profesionales suficientes supone todo un desafío (brecha de 25 puntos). Mientras que los habitantes de Ahmedabad y Chennai quieren que sus ciudades ofrezcan una mejor gestión de la calidad del aire y del agua/contaminación (brecha de 14 y 19 puntos, respectivamente). El sueldo y las retribuciones suponen el principal desafío en Hyderabad (brecha de 10 puntos). Para garantizar que las ciudades puedan satisfacer mejor las necesidades de los residentes en los centros urbanos superpoblados y con recursos limitados, los gobiernos y las empresas deben participar en un esfuerzo coordinado. El estudio reveló que los trabajadores no esperan que ningún grupo sea responsable de abordar los problemas sistémicos de una ciudad a gran escala. En cambio, desean una colaboración efectiva entre la ciudad o el gobierno local (77 %) además del apoyo del gobierno nacional o federal (62 %) y las grandes empresas (53 %). Ninguna entidad puede resolver las necesidades de las infraestructuras, los talentos o las personas de una ciudad en rápido crecimiento. Esto puede y debe hacerse mediante la colaboración, los intereses compartidos y la puesta en común de recursos. 2. Prepararse para el futuro del trabajo   Con frecuencia las ciudades son el campo de pruebas de la automatización y las tecnologías emergentes, y el puesto de trabajo suele ser uno de los primeros ámbitos que se benefician de sus efectos. En la India, la "conectividad" es una forma de vida, más que en otras economías globales, y las plataformas digitales son ampliamente utilizadas. Según las compras estén influenciadas digitalmente2. India es uno de los líderes mundiales en la creación de estrategias nacionales de inteligencia artificial. Está a la vanguardia en la adopción de la tecnología de cadena de bloques y es pionera en el uso de drones. Nuestras investigaciones revelaron que tanto los empleados (45 %) como los empresarios (52 %) creen que el trabajo será más eficiente con la automatización y la inteligencia artificial. A nivel mundial, el 62 % de los trabajadores cree que la inteligencia artificial podrá sustituir al menos la mitad de sus tareas en los próximos 5 a 10 años. En India, se prevé que la automatización juegue un papel cada vez más importante: El 61 % de los empresarios y el 8 % de los empleados esperan que la tecnología se haga cargo de más del 50 % de sus funciones. Por todo ello, solo una de cada cinco personas confía en no perder su empleo en los próximos 5 años, lo que significa una llamada de atención a las organizaciones para que se preparen para el futuro del trabajo y las capacidades y los trabajadores que serán necesarios en el futuro. Hay un gran viaje por delante. Nuestro estudio revela que, en la actualidad, solo el 30 % de la fuerza laboral de la India que habrá en las ciudades del mañana tiene acuerdos laborales flexibles. A medida que la tecnología siga aumentando las capacidades humanas a un ritmo cada vez mayor, las empresas no solo tendrán que planificar dónde se hace el trabajo, sino también cómo se hace. Se deberán explorar fuentes de talento alternativas y nuevas capacidades, y dar mayor importancia a las cualidades humanas para obtener una ventaja competitiva sostenible, como la resolución de problemas complejos, la creatividad, un mejor servicio al cliente, la colaboración intercultural, el criterio y la empatía. De hecho, las empresas se beneficiarán de situar a las personas en el centro de la tecnología y no al revés. 3. Ser de la India, comprar en la India, colaborar con la India   Sería un error que las compañías internacionales no incluyeran a la India en sus estrategias de aumento de operaciones y expansión a nivel global. En el año 2025, el número de hogares de la India se triplicará y el 80 % de ellos serán familias de clase media. Y una creciente clase media lleva siempre asociada una gran demanda de mejor calidad de vida, desde necesidades básicas hasta lujos y todas las formas de servicios, mejores viviendas, educación y atención médica pasando por un mejor transporte y seguridad. A medida que las firmas de primera línea a nivel mundial se expandan a la India, deberán diseñar estrategias bien informadas y relevantes. Para algunas, la mejor forma de entrar es asociarse con compañías locales que tengan un profundo conocimiento y experiencia sobre cómo moverse a través de las normas culturales, el marco regulador y las prácticas comerciales. La expansión también significa un cambio de mentalidad: pasar de considerar a la India como una manera de conseguir mano de obra barata a considerarla como una valiosa fuente de personas formadas y con talento cuyo poder adquisitivo está en aumento. Para todos ellas, supondrá dejar de lado las formas de trabajo tradicionales y, en su lugar, adoptar alianzas, prácticas y formas de liderazgo locales. Ser paciente y perseverante en la búsqueda de un crecimiento sostenible generará valor a largo plazo. Por último, es beneficioso para todos tener en cuenta que, antes de que muchos de nosotros nos retiremos, la India superará a la economía de los Estados Unidos y probablemente se convierta en el segundo mercado mundial3. El crecimiento, al igual que el tiempo, no espera. Si se hace bien, hay un gran potencial de crecimiento próspero en la rápida expansión urbana de la India. Fundamentalmente, beneficiar a todos significa poner a las personas en primer lugar. Si desea ver más información y consultar consejos prácticos sobre cómo las empresas y los municipios pueden agilizar sus estrategias respecto a las personas y obtener ganancias comerciales, descargue People First: Driving Growth in Emerging Megacities (Las personas primero: el motor del crecimiento en las megaciudades emergentes). Fuentes: 1U.N. Economic and Social Council, "Urbanization and sustainable development in Asia and the Pacific: linkages and policy implications," March 7, 2017, https://www.unescap.org/commission/73/document/E73_16E.pdf. 2Ojha, Nikhil and Zara, Ingilizian, "How India Will Consume in 2030: 10 Mega Trends," World Economic Forum, January 7, 2019, https://www.weforum.org/agenda/2019/01/10-mega-trends-for-india-in-2030-the-future-of-consumption-in-one-of-the-fastest-growing-consumer-markets. 3Wang, Brian, "World GDP Forecasts for 2030," Next Big Future, January 14, 2019, https://www.nextbigfuture.com/2019/01/world-gdp-forecasts-for-2030.html.

Pearly Siffel | 30 may 2019
tiles1
Carrera

La urbanización de la población mundial - Casi la mitad del crecimiento del PIB mundial provendrá de unas 400 ciudades en economías  en crecimiento en los próximos diez años. La urbanización continúa dando forma profundamente a la dinámica cultural y económica de las sociedades modernas, especialmente cuando los empleados calificados y talentosos de hoy gravitan hacia los servicios profesionales, personales y culturales proporcionados por las áreas metropolitanas contemporáneas. De hecho, la urbanización aumentó de 13% a 55% en el último siglo y se proyecta que crezca a 70% para 2050. Este crecimiento, sin embargo, está creando oportunidades a las áreas urbanas que no se consideraban importantes para adelantarse a megaciudades establecidas que eran consideras las primeras opciones para los empleados y empresas más exitosos del mundo. La falta de empleados altamente calificados significa que las ciudades y las empresas deben competir con una ferocidad cada vez mayor por los empleados talentosos que liderarán los negocios en el futuro. Estos empleados altamente deseados están estableciendo nuevas tendencias en cuanto a urbanización, ya que priorizan una confluencia de factores humanos y sociales al momento de decidir dónde trabajar, vivir y criar a sus familias. El nuevo estudio  de Mercer, uno de los mayores de su tipo, People First: Impulsando el crecimiento en megaciudades emergentes, explora por qué la "satisfacción con la vida" es el factor más importante para los trabajadores en 15 megaciudades emergentes, y analiza cómo la seguridad, la protección y otras consideraciones clave son factores importanes para atraer al mejor  talento. La encuesta se centra en 7,200 empleadaos y 577 empleadores en siete países: Brasil, China, India, Kenia, México, Marruecos y Nigeria. El informe de Mercer investiga las necesidades prevalecientes de los empleados de hoy, y las motivaciones y preocupaciones que los llevan a tomar decisiones sobre dónde trabajar y por qué.     El informe también analiza la capacidad de los empleadores y las megaciudades para satisfacer las necesidades de los empleados y sus familias. En un mundo cada vez más urbanizado donde el talento altamente calificado es escaso, los empleadores y las ciudades hacen importantes preguntas existenciales: ¿Qué hace que los profesionales se muden y se queden en una ciudad en particular? ¿Cómo pueden los empleadores y las ciudades retener a los trabajadores talentosos con las habilidades de alto nivel exigidas por las nuevas empresas emergentes, los próximos unicornios y las marcas globales en las zonas emergentes más deseables? ¿Qué es exactamente lo que quieren los empleados productivos de un empleador y de su ciudad? El deseo de vivir bien en las ciudades del mañana   El informe de Mercer revela la importancia de reconocer e interiorizar las prioridades de las personas. Con demasiada frecuencia, las empresas operan bajo el supuesto de que la creación de oportunidades profesionales y de empleo (clasificadas como número 1 por los empleadores) es clave para desbloquear el potencial de crecimiento en sus negocios y en la ciudad anfitriona.      Las empresas también tienen la impresión de que la satisfacción laboral (clasificada como número 3 por los empleadores) es otro contribuyente clave que lleva a las ciudades a prosperar. Estas conclusiones engañosas pueden ser profundamente costosas para las empresas y las megaciudades y socavar su capacidad para competir en la economía global moderna. Como parte de la investigación, Mercer realizó un análisis de segmentación centrado en el empleado basado en la demografía de cada encuestado, la etapa de la vida, la progresión profesional, la predisposición al aprendizaje a lo largo de la vida, las aspiraciones y los niveles de seguridad financiera. El informe contextualiza la "satisfacción con la vida" de los empleadaos a través de cuatro métricas clave: humano, salud, dinero y trabajo.         La identificación de las necesidades y los valores específicos de cada segmento único de empleados proporciona a los empleadores y planificadores en ciudades de alto crecimiento la información valiosa que  necesitan para atraer y conservar talento altamente calificado. Si bien las oportunidades de carrera y la satisfacción laboral son importantes para el bienestar financiero, los empleados ponen mayor énfasis en la importancia de la familia, la seguridad y las influencias ambientales que afectan el estrés emocional, la asequibilidad del estilo de vida y la salud personal. La siguiente tabla ilustra las notables discrepancias en cómo los empleadores y los trabajadores perciben los diversos componentes de la "satisfacción con la vida":   El deseo de vivir bien en las ciudades del mañana Desde Shanghai hasta Seúl, el mundo está muy familiarizado con la influencia que tienen las poderosas megaciudades en la economía global. Sin embargo, el increíble éxito de estas ciudades también contribuye a los desafíos que pueden limitar su crecimiento en el futuro. El aumento de las rentas y los costos de vida, la población difícil de manejar y los índices de contaminación, acceso limitado a servicios accesibles de cuidado familiar y la educación, el aumento de los tiempos de traslado y una infraestructura anticuada contribuyen a socavar las comodidades que los empleados modernos buscan cuando deciden dónde vivir y criar a sus familias. Las ciudades emergentes y de la próxima generación, por el contrario, están mejor posicionadas para adaptarse y crecer en respuesta a las necesidades de los empleados modernos. Un negocio o una megaciudad es tan fuerte como su gente. Para competir contra los centros de poder establecidos y construir una presencia formidable en la economía global, las megaciudades emergentes deben adaptarse de manera proactiva a la totalidad de las demandas profesionales, personales y culturales de los empleados calificados. Aunque las 15 megaciudades actuales y futuras del estudio comparten algunos puntos en común, sí revelaron diferencias clave ensu desempeño al abordar las categorías de personas, salud, dinero y trabajo. El informe clasificó a las ciudades en tres grupos según sus capacidades para cumplir con las expectativas de los trabajadores: Avanzado, Progresando y Acercándose.   Estas 15 megaciudades emergentes tienen una población colectiva de más de 113 millones de personas, un fuerte PIB proyectado, más de $4 mil millones de dólares de inversión extranjera directa anual y una trayectoria de crecimiento de la población que se espera alcance los mil millones de nuevos consumidores en la próxima década. Estas economías en crecimiento representan la vanguardia de la economía global emergente. Si los líderes empresariales, los formuladores de políticas gubernamentales y los planificadores de infraestructura en estas 15 ciudades alinean sus recursos e incorporan la "voz del empleado" en sus decisiones y procesos de planificación, pueden manifestar con éxito los factores humanos y sociales que impulsan las decisiones de residencia. Al comprender mejor las necesidades humanas específicas, los deseos y las motivaciones de cada segmento de la población de empleados, las empresas pueden adaptar sus ofertas y programas para atraer y conservar eficazmente  al mejor talento, y superar a los centros establecidos, un empleado a la vez. Una nueva era de colaboración   Ni los empleadores ni las megaciudades de la próxima generación pueden entregar "satisfacción con la vida" solo. Los empleados calificados demandan recursos que requerirán los esfuerzos combinados de las empresas y los gobiernos de las ciudades. Los líderes de pensamiento corporativo y los responsables políticos deben crear e implementar nuevas políticas y marcos que se adapten a la transformación digital, la globalización, la atención médica moderna y los entornos educativos valorados por las familias con visión de futuro. Empoderar una nueva era de colaboración comienza con elevar las voces y preocupaciones de los empledos individuales y la fuerza laboral colectiva. Los empleadores y las megaciudades emergentes deben apreciar cómo los empleados quieren vivir sus vidas, trabajar, ganar y aprender. Por supuesto que no todos los empleadores o megaciudades son iguales. Las necesidades de los trabajadores pueden variar según las comunidades que los rodean, los cambios estacionales, las situaciones personales (tales como problemas de salud), las aspiraciones de vida e incluso factores como la proximidad de su hogar a su lugar de trabajo o escuela. Pensar más allá de la dinámica empresarial tradicional y priorizar las necesidades complejas de los empleados exige una mentalidad nueva. Las asignaciones más allá de sus habilidades, los bonos de retención y las asignaciones de viaje tienen un impacto limitado. Las empresas y las megaciudades necesitan crear un entorno de fomento para los empleados, donde sigan vidas que ofrezcan nuevas formas de trabajar, apoyen a sus familias y se conecten con sus comunidades. Las asociaciones público-privadas efectivas pueden facilitar mejoras y acelerar el progreso a gran escala. Al crear entornos en los que los empleadaos y sus familias pueden prosperar, las empresas y los gobiernos pueden crear un crecimiento económico sostenible para todos y atender las necesidades futuras de los empleados que intentan atraer. Por ejemplo, la falta de viviendas accesibles, los desafíos del transporte local, el acceso al cuidado infantil y de las personas mayores afectan directamente la satisfacción de vida de los empleados. Para abordar la profundidad y el alcance de estos desafíos tan elaborados, los empleadores y las megaciudades de la próxima generación deben buscar colaboraciones con otras empresas, sociedades civiles y organizaciones de apoyo para desarrollar estrategias que sirvan a los empleados y sus familias. Aquellos que no lo hagan, pueden quedarse atrás. Para acceder a más ideas y consejos prácticos sobre cómo las empresas y los municipios y estados pueden acelerar sus estrategias de  personas y obtener ganancias comerciales, descargue People First: Driving Growth in Emerging Megacities.

Pearly Siffel | 06 dic 2018
tiles1

¿Cómo podemos ayudar?

Hable con un especialista de Mercer

back_to_top