Inversiones

Los países de la región Asia-Pacífico (APAC) experimentan singulares fluctuaciones en sus economías, porque cada una de ellas está definida por circunstancias geográficas, sociales y financieras particulares. Sin embargo, el ritmo acelerado de la transformación digital y la reducción de las tensiones geopolíticas han conectado los destinos de todas las economías en crecimiento de APAC con los efectos omnipresentes de la mundialización. Si bien este pronóstico optimista prevé que las economías de APAC experimenten un sólido crecimiento del 5,6 % en los próximos dos años, la región sigue estando expuesta a graves vulnerabilidades.1 Las áreas de exposición se pueden organizar en cuatro categorías: económica, geopolítica, tecnológica y medioambiental. Echemos una mirada a cada una y veamos cómo pueden generar desafíos para las naciones preparadas para el crecimiento en el futuro cercano. 1. Económica: Deuda y vivienda   En 2016, APAC superó a América del Norte al convertirse en el mayor contribuyente a la deuda mundial. De hecho, APAC representó el 35 % de la deuda mundial, lo que implica un aumento constante y significativo desde la crisis financiera de 2008. Esta deuda hace que las economías regionales resulten proclives a mayores tasas de interés y a una posible crisis de incumplimiento. Cada economía posee áreas específicas de exposición. En China, por ejemplo, la deuda de las corporaciones no financieras y de los hogares va en aumento, mientras que, en Japón, la principal preocupación pasa por la deuda pública, que expone su mercado de bonos soberanos a riesgos. India también enfrenta el impacto de un gasto de 210.000 millones de dólares en activos improductivos en bancos estatales. Desde 2010, los precios de las viviendas han estado creciendo en APAC más rápido que los ingresos, especialmente en lugares como Hong Kong, Australia, Nueva Zelanda e India, donde las familias de Bombay encuentran que casi no hay viviendas asequibles. Si bien la onerosa situación de la vivienda hace que la región se inquiete por el inminente estallido de esta burbuja de bienes, cada país cuenta con mecanismos únicos de crédito y números de deuda hogareña que determinan sus niveles de riesgo. Estas economías deben tener en cuenta las lecciones aprendidas de la crisis del mercado de la vivienda de los Estados Unidos en 2008, donde los hogares privados que no pueden pagar sus deudas contribuyeron a una crisis económica mundial que sigue atormentando a la industria bancaria internacional. De hecho, el nivel de deuda de hogares de Australia es actualmente uno de los más altos del mundo. Si tenemos en cuenta que las carteras de los bancos australianos se originan mayoritariamente a partir de préstamos hipotecarios, cuyos niveles actuales superan ampliamente al mercado de la vivienda de los EE. UU. justo antes de la crisis de 2008, muchos inversores estadounidenses y mundiales están más inclinados a cubrir el mercado australiano. 2. Geopolítica: Proteccionismo e inequidad   En una economía mundial interconectada, cada región se ve afectada por la dinámica y los aranceles del comercio internacional. La escalada de la guerra comercial entre China y los Estados Unidos amenaza las cadenas de suministro de todo APAC y existe la posibilidad de que en la red de economías estrechamente entrelazadas de la zona surja una tendencia hacia el proteccionismo, ya que algunos países enfrentan más dificultades que otros. Los rápidos desarrollos geopolíticos generan incertidumbre. Esa ansiedad a menudo obliga a empresas y legisladores a contraer y aislar la exposición de su economía a consecuencias negativas. En efecto, a medida que China y los Estados Unidos redefinen sus prioridades, las naciones de APAC se ven obligadas a decidir dónde y cómo encajan en esta situación que evoluciona constantemente. Desde Australia hasta la India, las economías de APAC se ven obligadas a zanjar las dificultades de cooperar y competir con otras naciones sin perturbar a los socios comerciales ni sacrificar oportunidades de crecimiento. Si bien APAC busca estabilidad en medio de una situación geopolítica caótica, muchos de sus integrantes están experimentando internamente cambios demográficos trascendentales, resultado del comercio mundial. El acceso a puertos marítimos aptos para el comercio, a centros tecnológicos modernos y a oportunidades de empleo altamente calificado ha llevado al florecimiento de las metrópolis y las megaciudades. Así, la continua migración de las generaciones más jóvenes a las áreas urbanas que ofrecen culturas innovadoras, ideas e infraestructura está marginando a las comunidades periféricas y rurales. Esta disparidad cada vez mayor entre quienes tienen y quienes no tienen puede llevar a la desigualdad de ingresos y riqueza, resentimiento generalizado y malestar cívico. Los legisladores intentan administrar las posturas y regulaciones que prevalecen en la gestión del capital humano dentro de la región APAC. Josephine Teo, ministra de trabajo de Singapur, abordó recientemente la necesidad de que los habitantes de Singapur viajen y trabajen en países vecinos y les pide que mantengan una actitud abierta respecto de las oportunidades en otras economías en crecimiento dentro de APAC, especialmente en momentos en los que Singapur fortalece lazos comerciales con China.2 3. Tecnológica: Milagros y amenazas   La tecnología definirá el futuro de la economía mundial. Los nuevos dispositivos y tecnologías se están desarrollando más rápido de lo que los gobiernos pueden regularlos y este vacío en el control gubernamental generará oportunidades sin precedentes para el crecimiento económico, la innovación y el crimen. La tecnología ha ayudado a APAC a aumentar la productividad de su fuerza laboral, a promover reformas sociales y la sostenibilidad medioambiental. El impacto de la transformación digital en las naciones de la Asociación de Naciones del Sureste Asiático (ASEAN) es tremendo, especialmente en el comercio electrónico, donde los países de la ASEAN representaron el 40 % de las ventas mundiales en el primer trimestre de 2017. Solo en el sudeste asiático, se espera que para 2025 la cantidad de personas con acceso a Internet y a todas sus posibilidades se triplique, pasando de 200 a 600 millones.3 Si bien las nuevas tecnologías provocarán la pérdida de algunos trabajos, estas mismas tecnologías están abocadas a crear muchos empleos nuevos. De hecho, muchas empresas que construyen sistemas de IA descubrieron que sus empleados desempeñan un activo papel en el diseño y la ejecución de la IA.4 La historia enseña que la innovación conduce a la generación de empleo. Tomemos como ejemplo la llegada de la computadora. Si bien la demanda de puestos relacionados con la mecanografía pudo haber disminuido, la demanda de trabajo basado en la informática creó nuevos empleos relacionados con el desarrollo, la operación y la programación. Sin embargo, estos logros también conllevaron nuevos desafíos. Los sofisticados delincuentes cibernéticos de todo el planeta continuarán buscando y aprovechando las debilidades de gobiernos, instituciones y empresas de todos los tamaños. A medida que los datos y la información se vuelvan tan valiosos como los recursos naturales, los ataques cibernéticos de estado a estado aumentarán en frecuencia y complejidad. La confluencia de alianzas entre gobiernos y corporaciones multinacionales tendrá ramificaciones que cambiarán la vida de los pueblos y su derecho a la privacidad. Cuando los diferentes países adopten diversas políticas con respecto a los derechos humanos y al acceso a la información personal, surgirá una nueva generación de leyes cibernéticas destinadas a establecer límites protectores y a mitigar la falibilidad humana, ya que la gente estará cada vez más interconectada con la tecnología. 4. Medioambiental: Desastres naturales y soluciones artificiales   Los factores ambientales determinarán las perspectivas económicas futuras y la calidad de vida general para APAC. Geográficamente, APAC es la zona más propensa a desastres naturales del mundo. Eventos ambientales, como inundaciones y ciclones tropicales, causan un daño tremendo en las áreas costeras; donde se encuentra la mayor parte de la población, la infraestructura y las instituciones. La imprevisibilidad de los desastres naturales suele provocar la pérdida repentina y, en ocasiones masiva, de vidas humanas; el desplazamiento de poblaciones y un desorden social y económico generalizado. Al pasar por este tipo de trauma, tanto los individuos como las comunidades deben enfrentar el dolor emocional y pasar por perturbadores operativos sanitarios hasta que los gobiernos y otras agencias puedan brindar alivio. APAC debe ser proactiva e implementar políticas y sistemas integrados que puedan mitigar la devastación que los desastres naturales representan para sus pueblos y sus economías. Esto ya está sucediendo: los mercados más maduros, como Hong Kong, han aumentado exponencialmente la capacidad de alinear los recursos y responder rápidamente a eventos tales como huracanes. Como las tecnologías y los intereses comerciales interconectan a APAC cada vez más estrechamente, los gobiernos tendrán que decidir cuáles son exactamente sus responsabilidades para con otras naciones y la región. Datos de UNESCAP   A nivel mundial, APAC desempeña un papel integral en la reducción de emisiones nocivas y contaminantes. La infraestructura anticuada y las regulaciones permisivas deben reemplazarse con tecnologías y políticas modernas, pero ese cambio puede ser lento y costoso. Muchas economías de APAC todavía dependen de recursos energéticos tradicionales, como el carbón y otros combustibles fósiles; sin embargo, se ha logrado un gran progreso a nivel regional y local. China, por ejemplo, ha logrado un notable progreso en la implementación de tecnologías de combustible verde para reemplazar el carbón y el petróleo y reducir los contaminantes gaseosos.5 Las nuevas iniciativas de China para suplantar los combustibles fósiles con energías limpias, como la energía eólica y solar, resultaron en una mejoría en la calidad del aire en ciudades como Pekín sin afectar negativamente a la economía del país. De hecho, China considera que los recursos sostenibles son el futuro de la energía y está invirtiendo agresivamente en negocios verdes, como paneles solares de alta tecnología (dos tercios de los paneles solares del mundo se fabrican en China) y vehículos eléctricos, superando incluso a Tesla con una proyección de 7 millones de ventas anuales para 2025.6 Como región, APAC también ha aceptado plataformas y nuevas tecnologías que promueven fuentes de energía renovables para combatir la contaminación del aire y los problemas de escasez de agua que representan una amenaza directa e inmediata. Lograr el equilibrio entre el desarrollo económico, el progreso en el clima y las iniciativas de sostenibilidad será algo desafiante pero necesario. Al igual que otros desafíos que la región ha enfrentado, el cambio climático requerirá una nueva era de cooperación entre las naciones, los gobiernos y las fuerzas de trabajo de APAC. Con la salida de los EE. UU. del Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica (TPP) en enero de 2017, APAC se vio obligado a resolver problemas mundiales desde una perspectiva más regional. Sin embargo, los líderes de APAC perseveraron y, en 2018, firmaron una versión revisada del TPP contando con el compromiso de países como Australia, Brunéi, Canadá, Chile, Japón, Nueva Zelanda, Malasia, México, Perú, Singapur y Vietnam. El nuevo tratado, denominado Tratado Integral y Progresivo de Asociación Transpacífico (CPTPP), representa aproximadamente el 14 % del PIB mundial (frente al 40 % que representaba el TPP original) y no solo detalla las nuevas dinámicas comerciales y las regulaciones de supervisión entre las naciones participantes, sino también el cumplimiento de las leyes de protección ambiental acordadas mutuamente. En este nuevo pacto, se omitieron algunas de las cláusulas sobre propiedad intelectual, arbitraje y resolución; para permitir que se continúe dependiendo de la colaboración multilateral en curso en cuestiones específicas y de la intervención local de gobiernos individuales, necesaria en nombre del interés público. Además, el acuerdo no regula la circulación regional de trabajadores y los países miembros han asegurado que los intereses de sus economías agrarias y de servicios están protegidos. El hecho de que EE. UU. tenga un enfoque cada vez más interno puede obligar a APAC a fortalecer los vínculos entre sus miembros, abriendo así más vías para oportunidades de negocios, intercambio de talentos y participación compartida en la transformación digital mundial. Con una mayoría de miembros dispuesta a ratificar el nuevo tratado, APAC representa un brillante bastión del libre comercio frente a la creciente retórica proteccionista de otras partes del mundo. Hay muchas razones para ser optimistas acerca del futuro de APAC. La transformación digital les brinda a sus economías unas oportunidades de crecimiento inigualables, así como la capacidad de conectar sus fuerzas de trabajo con una explosión mundial de avances tecnológicos, espíritu empresarial e innovación. En todo APAC, la necesidad apremiante de abordar las preocupaciones ambientales y los obstáculos financieros está generando una sensación de urgencia. Sin embargo, el enfoque colaborativo a la hora de resolver problemas es un buen augurio para el futuro de la región, ya que sus líderes comprometidos y las organizaciones locales coordinan sus fortalezas colectivas para crear prosperidad en toda el área. En una economía mundial que evoluciona constantemente, APAC está preparado para desempeñar un papel cada vez más influyente. Lea el informe de 14 Shades of Risk en Asia-Pacífico de Marsh & Mclennan para obtener más información. 1Evolving Risk Concerns in Asia-Pacific:, http://bit.ly/2APQVlZ. 2Lee, Pearl. "Ties with China Multifaceted and Strong: Josephine Teo." The Straits Times, 2 de marzo de 2017, www.straitstimes.com/singapore/ties-with-china-multifaceted-and-strong-josephine-teo. 3"Asean the 'next Frontier' for e-Commerce Boom." Bangkok Post. https://www.bangkokpost.com/business/news/1249798/asean-the-next-frontier-for-e-commerce-boom. 4Mims, Christopher. "Without Humans, Artificial Intelligence Is Still Pretty Stupid." The Wall Street Journal, https://www.wsj.com/articles/without-humans-artificial-intelligence-is-still-pretty-stupid-1510488000?mod=article_inline. 5Song, Sha. "Here's How China Is Going Green." Foro Económico Mundial, www.weforum.org/agenda/2018/04/china-is-going-green-here-s-how/. 66Jeff Kearns, Hannah Dormido y Alyssa McDonald.. "China's War on Pollution Will Change the World." Bloomberg, www.bloomberg.com/graphics/2018-china-pollution/.

Peta Latimer | 21 mar 2019
tiles1

¿Cómo podemos ayudar?

Hable con un especialista de Mercer

back_to_top