Innovación

La inteligencia artificial y la automatización están cambiando constantemente nuestro mundo, incluso la forma en que trabajamos. Tomemos como ejemplo el vuelo espacial de 1962 de la NASA. En aquel entonces, Katherine Johnson, la figura central en el libro y la película Talentos ocultos, hizo una famosa comprobación manual de las operaciones matemáticas de la computadora de la NASA para poner un vuelo espacial en órbita por primera vez. Sin embargo, en unos pocos años, esa confianza en la inteligencia humana ha cedido su lugar a calculadoras y computadoras. En nuestros días, la progresión de la automatización es casi aterradora a causa de la sofisticación cada vez mayor de la IA. El índice Forbes de IA muestra que el volumen de la inversión anual de capital de riesgo en la IA es seis veces mayor que en el año 2000.1 Estos pasos gigantescos en las capacidades de la IA pueden hacernos poner en duda nuestros supuestos acerca de cómo se realiza el trabajo, pero, en realidad, solo representan la continuidad del desarrollo. Comprender y aprovechar esto es fundamental, tanto para la economía global como, a nivel personal, en el modo en que todos nos ganamos la vida. Prepárese de manera creativa   Si bien los robots pueden reemplazar fácilmente los trabajos de rutina de nivel inferior, como las tareas que se llevan a cabo en fábricas, granjas y restaurantes de comida rápida, casi todos los días surgen nuevos indicadores que ilustran cómo, además, se están automatizando ocupaciones administrativas como finanzas, seguros, leyes y contabilidad. Si se puede replicar algo más que el trabajo físico y de rutina, y si la IA también puede simular la creatividad humana, la capacidad de vinculación y la inteligencia a una escala más rentable, ¿cómo es posible que el trabajador humano promedio pueda competir por un trabajo? Más allá de la dimensión de su empresa, los líderes organizacionales deberían plantearse seriamente la retención de los elementos humanos del trabajo, lo que incluye la inteligencia emocional, las habilidades de la gente, el criterio y el ingenio natural. Evaluar cómo retenemos esas facetas humanas importantes mientras aprovechamos las herramientas más eficaces que tenemos a nuestra disposición se ha vuelto necesario. Al prepararse para este inminente trastorno para la gente, que probablemente alcance su punto máximo durante los próximos 15 años, las organizaciones deben comprender cuáles son los atributos necesarios para que el trabajo sea exitoso. Es indispensable que los líderes comiencen a anticipar los diferentes escenarios para el futuro del trabajo, considerando, incluso, las áreas en las que la productividad humana, la creatividad y la inteligencia son igualadas o superadas por sus contrapartes artificiales. La automatización se vuelve inevitable, pero sus potenciales resultados son muchos. En lugar de tratar de adivinar cómo se sacudirá todo el mercado, los líderes de hoy pueden preparar a sus organizaciones y a sus empleados para un futuro incierto. Esto requiere pensar creativamente sobre qué habilidades y capacidades deben conservarse y cuáles pueden automatizarse. Actualmente, vemos que la voluntad de tomar lo mejor de ambos mundos es cada vez mayor. Considere estos cuatro posibles escenarios futuros para dejar fluir su imaginación y póngase a pensar en el futuro de manera innovadora. La grieta en el ingenio   Una de las perspectivas sobre la amenaza de la IA considera que no solo podría generar riqueza y una brecha en el trabajo, sino que también podría crear una brecha en el ingenio si las condiciones para fomentarlo dejan de existir. Si los robots se hacen cargo de la mayoría de los trabajos humanos, podríamos enfrentarnos al hecho de que una condición futura de potencial humano quede sin cubrir. Esta mayor dependencia de la tecnología provocaría que un mayor número de personas se sientan poco dispuestas a aprender o a hacer mucho, por lo que la inteligencia natural podría no florecer y prosperar. Sin trabajos para los cuales prepararse, los niños ya no podrán ser educados de la misma manera. La revolución de la IA podría hacer que el ingenio deje de ser un recurso natural para convertirse en uno que solo puede ser creado por aquellos que tienen acceso a la IA más sofisticada, dejando atrás a los otros. Mi amigo el cobot   Cuando se trata de un trabajo de conocimiento de alto valor que involucra sistemas y hechos complejos, es probable que la IA se desarrolle a tanta velocidad que la gente no pueda aprovecharla o entenderla. Esto pone a las personas en riesgo de ser reemplazadas en lugar de coexistir. Esta situación es diferente a la automatización del trabajo manual o físico, que tiende al error humano y al agotamiento. La eficiencia en la automatización del trabajo de oficina es más sutil: reduce errores y horas de trabajo, elimina el sesgo emocional de las decisiones, aumentando, al mismo tiempo, la escala y la complejidad. Los trabajadores del conocimiento deben sentirse cómodos trabajando con IA y robots. Una visión de futuro podría incluir a los cobots: robots asociados con operadores humanos y compañeros de trabajo. Los cobots son un nuevo elemento en la relación de trabajo que debe forjarse a medida que los equipos se convierten en una mezcla diversa de inteligencia humana y artificial. Diversidad e inclusión para 2020   La IA presenta una nueva forma de pensar en la diversidad y en el trabajo en equipo. Los equipos diversos toman mejores decisiones e impulsan mejores resultados de negocios. Esto incluye la "diversidad cognitiva" o las diferencias de estilo para resolver problemas o para procesar información. Evidentemente, el próximo paso consiste en tener en cuenta a los robots con IA como parte de la diversidad cognitiva del equipo. Su estilo para resolver problemas es conocido, ya que está determinado por el código que ejecutan y los conjuntos de datos en los que están capacitados. Esto los convierte en el contrapeso perfecto para los miembros no estructurados, humanos y variables del equipo. En poco tiempo, optimizar un equipo significará diseñar una poderosa combinación de mentes humanas creativas con mentes de inteligencia artificial estructuradas, aplicadas a diferentes elementos de la tarea por realizar. El nuevo trabajo de RR. HH.   Al haber una mayor automatización en el lugar de trabajo, el papel de RR. HH. debe evolucionar. Los trabajadores humanos y de IA coexistirán dentro de la misma fuerza laboral, y se espera que, para cualquier tarea, RR. HH. utilice a los mejores trabajadores. Esto implicará comprender el poder y las aptitudes de los robots y, quizás, lo que es más importante, sus limitaciones. Así, combinar capacidades humanas con las tareas robóticas correctas se convertirá en una habilidad clave para Recursos Humanos. A medida que los departamentos de recursos humanos se centran cada vez más en la gestión de datos y en las capacidades analíticas, los líderes de Recursos Humanos deben considerar la ética de los datos personales de empleados, empleados potenciales, contratistas y clientes. Las herramientas de trabajo digitales e inteligentes que dominarán el futuro de los negocios tienden a recopilar enormes cantidades de información acerca de sus usuarios. Como guardián de los datos personales y de la privacidad humana, RR. HH. tiene, en consecuencia, una responsabilidad mucho mayor. Teniendo en cuenta estos posibles escenarios futuros, los líderes pueden comenzar a planear estrategias sobre cómo preparar a sus organizaciones y a sus empleados para una mayor dependencia de la inteligencia artificial y la automatización. Fuentes:                                                                                                                                                               Columbus, Louis. "10 Charts That Will Change Your Perspective on Artificial Intelligence's Growth." Forbes. Jan. 12, 2018. https://www.forbes.com/sites/louiscolumbus/2018/01/12/10-charts-that-will-change-your-perspective-on-artificial-intelligences-growth/#2314726a4758.  

Yvonne Sonsino | 08 ago 2019
tiles1

Contact Us

Speak with a Mercer consultant.

back_to_top