Janet Li

Janet Li

Líder de negocios Wealth de Asia, Mercer

Janet, CFA, supervisa y es responsable del negocio de Mercer Wealth (Investment and Retirement) en Asia. Tiene una vasta experiencia trabajando con clientes institucionales en una amplia gama de servicios de inversión.

Artículos

RETIRO

La clase media de China puede cambiar la calidad de la jubilación

Cuando una generación de ciudadanos experimenta oportunidades económicas sin precedentes y bienestar financiero a largo plazo, existe un fuerte deseo de mantener, o mejorar, esos mismos niveles de vida. En China, una clase media emergente está decidida a disfrutar de sus cómodos estilos de vida en el futuro. Asimismo, una generación más joven de empleados chinos expertos en tecnología y financieramente sofisticados está redefiniendo el significado de la jubilación para una población de 1,400 millones de personas. La confianza desempeña un rol fundamental. Los chinos creen firmemente en la capacidad de las fuentes de financiamiento externo (como el gobierno, los fondos de pensiones, los empleadores, las familias, los beneficios de seguro de vida y los asesores financieros) para cubrir sus necesidades durante su etapa de retiro. Los trabajadores más jóvenes que recién ingresan a la fuerza laboral confían aún más en las herramientas en línea y en las aplicaciones financieras para administrar sus finanzas a largo plazo. Sin embargo, esta confianza se pondrá a prueba a medida que China se adapte a las mayores fuerzas económicas globales y a la poderosa evolución cultural, como el envejecimiento de la sociedad, según se detalla en el Índice Global de Pensiones de Melbourne Mercer (MMGPI). Los desafíos de adaptarse al cambio El MMGPI mide los sistemas de ingresos de jubilación de las naciones en función de tres subíndices clave: adecuación, sostenibilidad e integridad. El análisis exhaustivo de estos conjuntos de datos determina el índice general de una nación. Para 2018, China recibió un puntaje general de 46.2. Para ponerlo en perspectiva, los Países Bajos y Dinamarca recibieron las calificaciones más elevadas, con un puntaje de 80.3 y 80.2, respectivamente, y Argentina obtuvo la calificación más baja con 39.2. Japón (48.2), Corea (47.3) y la India (44.6) recibieron puntajes similares a los de China. Como era de esperarse, estas economías en crecimiento enfrentan desafíos internos y políticos que son familiares para China, especialmente en lo que respecta a prestar apoyo financiero a millones de adultos mayores en una era caracterizada por la disminución de las tasas de natalidad.   En 1970, la esperanza de vida promedio en China era de 59 años, mientras que hoy es de 76.5 años. Los trabajadores chinos de edad avanzada viven más tiempo, lo cual genera cambios sísmicos en el perfil demográfico de la población. El aumento de la esperanza de vida pondrá a prueba los recursos de los fondos de pensiones de la nación y la capacidad financiera de la clase media de China para financiar a los padres y abuelos que trabajaron tan duro antes que ellos. Actualmente, el sistema de ingresos de jubilación de China implica un sistema rural y otro urbano que aprovecha un sistema de reparto. Dichas pensiones consisten en cuentas conjuntas (de aportes patronales o gastos fiscales) y cuentas de capitalización individual de aportes de los empleados. En algunas áreas urbanas, los empleadores también otorgan planes de beneficios complementarios. Sin embargo, estos recursos combinados no satisfacen las necesidades de la población de China que está experimentando un envejecimiento. Comunicar una diversidad de recursos   El análisis de MMGPI del sistema de ingresos de jubilación de China revela que el camino a seguir para generar un mayor impacto consiste en reforzar los servicios existentes, implementar políticas proactivas y educar a los empleados sobre las diversas opciones y programas que mejor se adapten a sus necesidades individuales. Específicamente, los resultados del índice recomiendan que los responsables del desarrollo de políticas de China tomen las siguientes medidas: 1. Continuar incrementando la cobertura de los trabajadores que ya se encuentran afiliados a sistemas de pensiones. Mejorar la cobertura permite una red de protección más robusta para millones de trabajadores jubilados, incrementando el coeficiente de Adecuación. 2. Incrementar el nivel mínimo de apoyo a las personas de edad avanzada de más bajos recursos. Este grupo demográfico es el más vulnerable y de mayor riesgo dentro de la población de adultos mayores, y el que más se beneficia de la ayuda adicional. 3. Exigir que parte de la prestación complementaria de jubilación deba tomarse como una fuente de ingresos. Los pagos en cuotas o los pagos de renta vitalicia ofrecen un medio fijo y eficaz para pagar las cuentas, particularmente cuando se utilizan como parte de una estrategia diversificada de ingresos de jubilación. 4. Con el tiempo, aumentar la edad para acceder a la pensión estatal. Las personas están viviendo más, lo cual naturalmente se traduce en trabajar durante más tiempo y jubilarse más adelante en la vida. Esto es clave para impulsar la Sostenibilidad. 5. Permitir más opciones de inversión a los afiliados, ofreciendo de esta manera una mayor exposición a los activos de crecimiento. La diversificación es la base de la inversión inteligente. Ofrecer más oportunidades de inversión se traduce en una mayor estabilidad financiera, especialmente para la clase media de China, que desea nuevas formas de potenciar sus activos. 6. Mejorar las comunicaciones y educar mejor a los afiliados con respecto a los detalles de los planes de pensiones. La rápida aparición de nuevos mecanismos de inversión, políticas y tecnologías digitales, muchas veces significa que las personas no están informadas sobre las últimas oportunidades.   Una calidad de vida colaborativa   Las culturas exitosas se esfuerzan por brindar una calidad de vida digna a cada uno de los miembros de la sociedad. Esto requiere la adquisición y distribución justa y disciplinada de activos. En la China moderna, dichos activos son generados en gran parte por trabajadores más jóvenes, particularmente pertenecientes a la creciente clase media que ha experimentado un enorme aumento de salarios y oportunidades. A medida que la clase media china incrementa su apetito por nuevos bienes de consumo, productos de lujo de alta calidad y mejores niveles de vida, también debe reservar fondos para el largo plazo, tanto para ellos mismos como para sus familiares mayores. Cerca del 43% de los trabajadores chinos esperan poder disfrutar de la calidad de vida deseada después de jubilarse, incrementando sus aportes a fondos de pensiones y mediante empleos secundarios para complementar sus ahorros. Esto demuestra que segmentos importantes de la población china reconocen los desafíos relacionados con la jubilación que tienen por delante y están tomando medidas personales acordes para mitigar las dificultades que pudieran presentarse en el futuro. Este enfoque de compromiso con el bienestar financiero personal, acompañado por los sistemas de ingresos de jubilación inteligentes de los empleadores y las organizaciones gubernamentales, puede empoderar a los trabajadores chinos (desde la Generación Y y los Millennials hasta sus padres y abuelos mayores) con una sinergia de recursos que harán de la calidad de vida una parte natural del envejecimiento. Para obtener más información sobre los sistemas de ingresos de jubilación en China y el resto del mundo, descarga el Índice Global de Pensiones de Melbourne Mercer (MMGPI) completo y visita Mercer China.

La clase media de China puede cambiar la calidad de la jubilación
Inversiones

La elección de una estructura de inversiones: ¿Casera o empacada?

A medida que la industria de inversiones sigue evolucionando paralelamente a las regulaciones gubernamentales, a los objetivos de cada cliente y a las innovaciones de la industria, los tenedores de activos se enfrentan a una variedad cada vez mayor de estructuras de inversiones. Para describir estas opciones de una manera comprensible y atractiva, utilicemos una metáfora que todos puedan entender: la comida, en particular, la comida casera en comparación con la comida empacada. La estructura de inversión comparada con la comida casera Las mejores comidas caseras son elaboradas con los ingredientes de mejor calidad y que más nos gustan. Desde huevos orgánicos, recién salidos de una granja cercana, hasta salmón pescado a mano, traído de la costa de Noruega, los exigentes comensales de hoy pueden elegir entre una increíble variedad de alimentos, todos ellos provenientes de una amplia gama de proveedores, desde mercados de agricultores locales y productores de té independientes hasta de quesos europeos y supermercados internacionales. En la industria de inversiones, este acceso abierto a un amplio espectro de proveedores y opciones de inversión se denomina estructura abierta. Este tipo de estructura permite a los tenedores de activos explorar estrategias personalizables y seleccionar servicios y opciones específicos de una gran variedad de proveedores. Tu abuela sabe dónde encontrar los mejores ingredientes y que a todos más les gustan para la comida de fin de año: los huevos en la tienda al otro lado del río, las cebollas de verdeo en la huerta del vecino, el pollo del carnicero con la sonrisa brillante. Asimismo, la estructura abierta permite a los tenedores de activos obtener las mejores herramientas de inversión y el talento más adecuado, desde gerentes, custodios y fiduciarios hasta administradores y proveedores de administración de fondos. En una estructura abierta, no existe un único proveedor que tiene el monopolio de la calidad, el talento o la innovación. Toda la industria está abierta para los negocios, por lo que los tenedores de activos pueden aprovechar la totalidad de las opciones disponibles a la hora de buscar soluciones a sus necesidades de inversión. La estructura de inversión comparada con la comida empacada Las comidas envasadas forman parte de toda cultura. En Japón, existe el bento. En la India, el dabbawalla. En Brasil, el marmita (¡muy saludable!). Las comidas empacadas son populares porque requieren una cantidad mínima de tiempo, inversión y sudor. En la industria de inversiones, la comida envasada se conoce como una estructura agrupada, donde el tenedor del activo adquiere una combinación de servicios todos agrupados en un solo “paquete”. El tenedor del activo simplemente elige un paquete particular una vez que determina que los servicios incluidos en el mismo se adaptan mejor a su estrategia de inversión y a sus necesidades de crecimiento. Simplemente realiza la compra y abre tu caja de bento, dabbawalla o marmita. No hay necesidad de regatear con el carnicero. No hay que lavar ningún plato. No hay ninguna abuela que repita la misma historia por enésima vez. Las estructuras agrupadas proporcionan la comodidad de los servicios en paquete que no requieren mayor reflexión o personalización; mientras que las estructuras abiertas permiten a los tenedores de activos modificar el paquete de servicios buscando las últimas innovaciones de la industria que se están desarrollando y que ofrece la enorme totalidad de proveedores. En última instancia, los tenedores de activos deben considerar sus propias circunstancias, recursos, perfiles y objetivos para determinar qué estructura de inversiones cumple sus metas de manera más adecuada... y apetitos. ¡Quizás lo ideal sería una combinación de ambas! ¿Deseas obtener más información sobre qué estructura de inversión o qué combinación de estructuras generará el mayor valor y rendimiento para tu estrategia de inversión? Contacta a un especialista en inversiones (y amante de la buena cocina) de Mercer aquí.

La elección de una estructura de inversiones: ¿Casera o empacada?

¿CÓMO PODEMOS AYUDAR?

Hable con un especialista de Mercer