John Benfield

John Benfield

Socio, jefe de inversiones, Mercer Oriente Medio

John es el líder comercial de inversiones de mercado de Oriente Medio, África, India y Turquía. Tiene más de treinta años de experiencia trabajando en el sector de inversiones, y durante los últimos diez años se ha dedicado al asesoramiento de clientes abarcando todos los aspectos de la estrategia de inversiones.

Artículos

Inversiones

Ahora es el momento: el caso de la inversión responsable en el CCG

Los tiempos están cambiando. El mundo va hacia las inversiones sostenibles, éticas y a largo plazo. Los gobiernos con visión de futuro destacan cada vez más el papel de los mercados financieros en la promoción de un desarrollo sostenible. La demanda de los inversores de soluciones para inversiones responsables (IR) ha aumentado notablemente, según se observa en el crecimiento de los activos que se asignan a las inversiones relacionadas con las IR. Junto con el desplazamiento hacia el seguimiento del índice de acciones de bajo costo, esto ha llevado a un incremento en el número de índices de IR que están disponibles ahora. Estimamos que los índices de IR se conviertan en un importante primer paso en la integración de las consideraciones respecto del medioambiente, la sociedad y la gobernanza corporativa (ESG) para muchos inversores con inversiones existentes pasivas o basadas en factores. Para Mercer, la inversión responsable es la integración de los factores ESG en los procesos de gestión de inversiones y en las prácticas en relación con la posesión en la creencia de que estos factores pueden tener un impacto esencial en el rendimiento financiero. Entre tanto, en la región del CCG, con esfuerzos tendientes a diversificar la economía, los gobiernos están adquiriendo conciencia acerca de la importancia de la inversión responsable. El CCG comprende cuatro de los seis fondos soberanos de inversión (SWF, por su sigla en inglés) que fundaron el One Planet SWF Working Group en diciembre de 2017 en ocasión de la reunión cumbre "One Planet Summit" en París. Dentro de los Emiratos Árabes Unidos (EAU), como por ejemplo The Green Economy for Sustainable Development and Green Agenda, están impulsando al país hacia el futuro de la inversión responsable. En consonancia con la estrategia de diversificación, estas iniciativas apoyan la Visión 2030 alineándose con las ambiciones de crecimiento económico y los objetivos de sostenibilidad ambiental de la nación. Abu Dabi está contribuyendo a la agenda en forma destacada a través de diversos desarrollos, como Masdar City, un proyecto de energía ecológica de miles de millones de dólares.1Mientras tanto, Dubai instaló un parque energético y ecológico llamado Enpark, una zona franca para empresas de energía limpia y tecnología ambiental.2 Mientras se fortalece el caso de negocio de la inversión responsable en el CCG, se presenta una demanda creciente para incorporar factores de medioambiente, sociedad y gobernanza corporativa (ESG) o cuestiones de sostenibilidad en las decisiones y procesos de inversión. Las instituciones están considerando los beneficios de la inversión responsable, no solo respecto de sus inversiones, sino también de su reputación y resultados. La inversión sostenible ofrece oportunidades atractivas para acceder al potencial de crecimiento de las empresas que brindan soluciones para diversos desafíos de escasez de recursos, cambios demográficos y cambios en las respuestas políticas en constante evolución a una serie de problemas ambientales y sociales. Los estudios y la evidencia del sector han demostrado los beneficios de integrar los factores ESG en el rendimiento a largo plazo de las empresas. Por ejemplo, el Deutsche Bank analizó más de 100 estudios académicos en 2012 y concluyó que las empresas con calificación ESG más alta tenían menor costo de capital en términos de deuda y patrimonio neto. Otro estudio de 2015 realizado por Hsu (profesor de la Universidad Nacional de Ciencia y Tecnología de Taichung, Taiwán) y Cheng (profesor de la Universidad Nacional Chung Hsing, Taiwán) halló que las empresas con responsabilidad social tienen mejor rendimiento en términos de calificación crediticia y presentan menor riesgo crediticio.3 En vista de que las empresas operan en un entorno de preocupaciones públicas por los problemas ambientales y sociales, la incorporación de los factores ESG ahora también se considera una buena práctica. Los empleados desean cada vez más trabajar e invertir en empresas que tengan un impacto positivo en el medio ambiente. Las iniciativas y organismos internacionales, como el CFA Institute, han destacado los riesgos para las finanzas y la reputación que conllevan no tener en cuenta los factores ESG. Mientras que el CCG está comenzando a comprender los beneficios de aplicar ESG, la región no ha estado demasiado alejada de su concepto. Las inversiones que respetan la ley islámica han estado presentes durante las últimas dos décadas. Ambas infraestructuras aplican el enfoque de selección negativa y buscan inversiones que brinden un retorno sostenible. Con la combinación de factores ESG y selección conforme a la ley islámica, los inversores islámicos pueden mejorar el rendimiento de la inversión a la vez que cumplen con los objetivos sociales y ambientales. Como los EAU están enfocándose ahora en la diversificación de sus inversiones, pueden beneficiarse grandemente con la creación de un mercado y cultura de inversión responsable donde la estrategia y los procesos vayan de la mano como pasos importantes para una integración exitosa. En la búsqueda del crecimiento sostenible, es esencial una capa adicional de percepción y supervisión para mitigar los riesgos emergentes, como el cambio climático. Con este objetivo, la implementación de evaluaciones de los factores ESG ayudará a definir indicadores clave de rendimiento claros y a identificar dónde y cómo los proyectos generan valor y mitigan los riesgos asociados con ellos. Por ejemplo, Mercer aplica una infraestructura de inversión para crecimiento sostenible con sus clientes que distingue entre las implicaciones financieras (riesgos) asociadas con los factores de medio ambiente, sociedad y gobernanza corporativa, y las oportunidades de crecimiento en sectores más directamente afectados por los problemas de sostenibilidad. La determinación del impacto y la mitigación de los riesgos se han tornado cada vez más importantes y representan un sólido proceso de gestión de las inversiones. Los beneficios de adoptar ESG son numerosos. Si bien el CCG ha comenzado a implementar los principios ESG, queda todavía mucho trabajo por hacer para garantizar que los gobiernos se comprometan plenamente con las partes interesadas, entre las que se incluyen los inversores, y que las estrategias se alineen en toda la región. Las presiones reglamentarias para cumplir con los estándares globales de integración ESG seguirán aumentando en los próximos años. En lugar de ocultarse, es hora de que las empresas, los inversores y los gobiernos se unan y definan una forma de trabajo que haga avanzar al CCG en lo relativo a la inversión responsable y el crecimiento sostenible. Fuentes: 1Carvalho, Stanley, "Abu Dhabi To Invest $15 Billion in Green Energy," Reuters, January 21, 2008, https://www.reuters.com/article/environment-emirates-energy-green-dc/abu-dhabi-to-invest-15-billion-in-green-energy-idUSL2131306920080121 2Energy and Environment Park:Setup Your Company In Enpark, UAE Freezone Setup, https://www.uaefreezonesetup.com/enpark-freezone 3Chen, Yu-Cheng and Hsu, Feng Jui, "Is a Firm's Financial Risk Associated With Corporate Social Responsibility?"Emerald City, 2015, https://www.emeraldinsight.com/doi/abs/10.1108/MD-02-2015-0047

Ahora es el momento: el caso de la inversión responsable en el CCG

CONTACT US

Speak with a Mercer consultant.